proyecto life respira de la universidad de navarra

La reducción de coches eliminaría hasta el 70% de la contaminación en las calles de Pamplona

Los investigadores de la Universidad de Navarra del proyecto Life Respira han planteado distintos escenarios en la plaza de la Cruz, que arrojan una disminución de gases nocivos entre un 40 y 50%

Kepa García | Mikel Saiz - Domingo, 4 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Imagen que presentaba el miércoles la plaza de la Cruz, donde se ha llevado a cabo el estudio de la UN.

Imagen que presentaba el miércoles la plaza de la Cruz, donde se ha llevado a cabo el estudio de la UN. (MIKEL SAIZ)

Galería Noticia

Imagen que presentaba el miércoles la plaza de la Cruz, donde se ha llevado a cabo el estudio de la UN.

Pamplona- Los estudios realizados por científicos de la Universidad de Navarra (UN) en el marco del proyecto Life Respira han determinado que la limitación del número de vehículos en determinadas calles de Pamplona reduciría la contaminación ambiental hasta en un 70% con respecto a los valores actuales. Así se desprende de los análisis llevados a cabo en el entorno de la Plaza de la Cruz, donde un equipo de investigadores analizó diferentes escenarios en función del grado de intensidad de las limitaciones al tránsito de vehículos.

En las simulaciones realizadas se consideraron las reducciones o restricciones en un conjunto de calles más pequeño (las que están más próximas a la Plaza de la Cruz) y en otra zona más extensa que engloba a la anterior.

En ambos supuestos se contemplaron reducciones de un 100% (restricción total de tráfico) y de un 80% (restricción parcial) y de redistribución o desvío del tráfico restringido en las calles afectadas hacia las grandes avenidas que rodean las zonas consideradas (0% sin redistribución, un 30% y un 60% de redistribución).

El volumen de resultados que arroja el estudio es bastante considerable, ya que en total se plantearon 12 escenarios simulados, pero las conclusiones son las mismas tanto en el caso de la zona de restricciones grande como en la zona pequeña: la limitación de tráfico tiene un impacto muy marcado en la calidad del aire de la zona afectada.

La contaminación en la Plaza de la Cruz descendería más del 70% de promedio (casi desaparecería) en el caso de que no hubiera redistribución o desvío del tráfico a las grandes avenidas que la rodean.

en modelos realistas, 50%Pero este escenario es poco representativo, ya que es muy probable que la restricción del tráfico implique que éste tome otros caminos siguiendo las avenidas. Asumiendo que el 60% del tráfico de las calles pequeñas se desvía a las avenidas, la reducción de la contaminación en Plaza de la Cruz es del 50% de promedio, lo que sigue siendo una reducción muy importante.

“Si se desea reducir la contaminación atmosférica en una ciudad una medida es reducir o restringir el tráfico de vehículos, al menos en aquellas zonas de la ciudad con peor calidad del aire. Pero hay que tener en cuenta las consecuencias que se generan en el entorno”, comentó el profesor.

Y es que los estudios determinan que en el supuesto anterior, el incremento de la contaminación en las grandes avenidas circundantes y calles próximas resulta notable (por encima del 80% en muchos tramos). No obstante, la restricción total del tráfico en las zonas consideradas es muy poco realista, ya que hay que permitir cierto tráfico de vehículos privados de residentes, reparto y servicios públicos.

sube en el entornoCon esta idea, se han contemplado diferentes escenarios en los que el tráfico se reduce un 80% quedando, por tanto, un 20% del tráfico sin restringir en las zonas objeto de estudio. En este supuesto, la contaminación en Plaza de la Cruz descendía entorno a un 50% de media, pero cuando se asume un aumento de tráfico en las avenidas, la concentración en Plaza de la Cruz baja menos de un 40% aumentando, en cambio, en las avenidas y calles circundantes, en algunos casos por encima del 80%.

“Esto demuestra que las restricciones de tráfico son medidas muy efectivas en las zonas donde se aplican, pero pueden tener como contrapartida un aumento de la contaminación en las avenidas y calles circundantes si no se adoptan medidas complementarias, como la potenciación del transporte público, que eviten o contrarresten el posible aumento de tráfico en avenidas y calles circundantes desviado para evitar la zona de restricción”, comentó el profesor encargado del estudio Jesús Miguel Santamaría.

tres años de estudiosLas investigaciones se iniciaron hace tres años con un equipo multidisciplinar integrado por 30 investigadores de ámbitos diferentes: biología, química, física, geología, medicina, ingeniería, meteorología, arquitectura, geografía o sociología. Además, se llevó a cabo un trabajo de campo con 200 voluntarios encargados de recoger muestras, todo lo cual ha permitido confeccionar el estudio más completo realizado en Pamplona sobre la materia.

Las conclusiones no dejan lugar a la duda y abogan de forma inequívoca por un cambio en el modelo que prime el uso de los medios sostenibles como solución a los problemas generados en el aire de la ciudad. Esta exposición a las emisiones contaminantes, además del perjuicio para la salud del conjunto de la población, es la responsable directa de 120 ingresos hospitalarios al año en Pamplona.

El estudio ha contado con un modelo matemático de alta resolución que ha permitido observar los índices de contaminación de las calles hora a hora. Esto ha generado una masa ingente de información -57 millones de datos- que habrá que procesar en los próximos años.

La conclusión más relevantes es que la población de Pamplona se ve expuesta con relativa frecuencia a niveles de contaminación superiores a lo permitido y que la causa principal proviene del tráfico motorizado.