Laura Berro Yoldi Concejala delegada de igualdad y lgtbQI

“Necesitamos menos parking en Santo Domingo o estación del TAV y más espacios de empoderamiento”

“El sistema opresor es muy poderoso y no podemos permitirnos perder los avances que se logran con tanto esfuerzo”, admite Berro

Ana Ibarra Mikel Saiz - Domingo, 4 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Laura Berro (Aranzadi), concejala de Igualdad y LGTBQI, posa sonriente en la plaza de los Burgos.

Laura Berro (Aranzadi), concejala de Igualdad y LGTBQI, posa sonriente en la plaza de los Burgos.

Galería Noticia

Laura Berro (Aranzadi), concejala de Igualdad y LGTBQI, posa sonriente en la plaza de los Burgos.

pamplona- ¿La igualdad no entiende de ideología o sí?

-La igualdad es un derecho. O muchos derechos. El feminismo es una teoría política que trabaja un horizonte de igualdad real entre hombres y mujeres, capaz de analizar y dar propuestas a los problemas económicos, culturales y científicos de nuestra época. Todo ello tiene diferentes concreciones en la realidad a través de movimientos y actividades que luchan por modificar esta realidad.

¿Cuál es ese tejido social con el que se ha encontrado en Iruña y qué le ha aportado?

-El tejido asociativo de mujeres y colectivos feministas de Iruña es muy rico, en todas sus variantes. Hay entidades ligadas a luchas sectoriales, como La Rebelde-Asociación de Empleadas de Hogar de Navarra, de erradicación de las violencias sexistas y sexuales en espacios festivos, como Sanfermines en Igualdad... Otras denuncian feminicidios, varias nos plantan ante la violencia interseccional que enfrentan las mujeres migrantes, las mayores o con discapacidad... cada una de ellas aporta sus conocimientos y experiencia. Son complementarias e importantes a tener en cuenta para no excluir a nadie.

¿Hacemos huelga? ¿Por qué? ¿Y quienes?

-Cuando trabajaba de camarera en 2010 me obligaron a cambiar el día de huelga por mi día de fiesta. Cuando era autónoma solía suponer un problema a final de mes pero merecía la pena. El movimiento feminista convocante es consciente de que no todas las mujeres se encuentran en la misma situación laboral y de cuidados, y recoge diferentes maneras de seguirla. Dicho esto, diría que sí: todas las que podamos tenemos que parar. Con los hombres apoyando en segundo plano. Por nosotras y por las que no se lo pueden permitir. Es un momento histórico de cambio profundo y de desobediencia ante un sistema represor.

¿Cuáles son esas políticas municipales en materia de igualdad que van a tener incidencia en el ámbito laboral, es decir, en una mayor autonomía también económica de las mujeres?

-En primer lugar, es fundamental que el Ayuntamiento remunicipalice servicios e investigue los delitos laborales. El caso del Servicio de Atención a Domicilio fue un ejemplo a seguir. Es preciso que continuemos en esta línea poniendo el acento donde sus trabajadoras y trabajadores sean más precarias, y priorizando los que cuidan a las personas. Es urgente remunicipalizar este mandato los servicios de limpiezas de edificios y de baños públicos. Sin falta. La otra vía posible para la protección de esas mujeres -y también de muchos hombres- es aprovechar la unidad de investigación de Policía Municipal para realizar inspecciones de trabajo.

Los estudios que ha realizado el Ayuntamiento de Pamplona ponen de manifiesto esa feminización del sector servicios, en limpieza, cuidado, hostelería... trabajo mucho más precario.

-Sí. Evidencian la división sexual del trabajo, donde las mujeres se han dedicado a los cuidados de la vida y los hombres a otras profesiones más valoradas socialmente. El SEPE constata que la actividad más contratada a mujeres es en limpieza de hostelería y oficinas. En Pamplona, más de 12.000. Seguidas por auxiliares de enfermería y empleadas de hogar. La mayoría tienen salarios muy bajos, mucha rotación, se dan abusos... Las empleadas de hogar, no tienen derecho a desempleo... No podemos olvidarnos de la lucha económica de muchas mujeres día a día. La brecha salarial es de escándalo en Navarra. Somos una de las comunidades más ricas pero que peor reparte esa riqueza.

¿Es verdad que a igual trabajo menor salario, también en la Administración?

-Todavía las trabajadoras sociales no se encuentran en igualdad de condiciones con otras profesiones de su mismo nivel. Pero sobre todo lo que se observa es una clara feminización y estratificación salarial en todo lo que sería el cuerpo administrativo, y una masculinización de algunas áreas. Sobre todo, los puestos de responsabilidad.

¿Cuál va a ser el proyecto estrella en materia de igualdad en esta legislatura?

-Trabajamos con una mirada transversal. Si revisamos los cuatro ámbitos de intervención dentro del III Plan de Igualdad destacaría: la ordenanza de Igualdad;el proceso participativo para la Casa de mujeres;los espacios de lactancia y cuidados;y las Jornadas Internacionales sobre Violencias Machistas.

¿Cree en la economía feminista, en esas medidas que van más allá de poner el foco en el tiempo dedicado al trabajo laboral?

-Bebo de economistas feministas como Amaia Pérez Orozco que explican claramente, a través de la imagen de un iceberg, cómo este sistema patriarcal y capitalista ha invisibilizado los cuidados de la vida. Los minusvalora y o no los paga o los malpaga. En realidad, los cuidados son la base y lo que mueve la economía mundial. Al capitalismo le sale mucho más barato no remunerarlos como merecen. Hemos de subvertir este sistema jerarquizado y nos exprime para poner a las personas por delante del dinero. Es de sentido común.

En esta ciudad hay muchas mujeres que trabajan fuera de casa pero ¿cuáles son los problemas de conciliación con los que se encuentran?

-Las mujeres de Navarra dedicamos de media 4h.10 de media al cuidado del hogar y de terceras frente a las 2h.36 que dedican los hombres. Regalamos nuestro tiempo a otras personas. Implica que se den dobles jornadas y triples jornadas, lo que lleva a la pobreza material y de tiempo. Para nosotras mismas, poder descansar, disponer de tiempo de ocio, formarnos… Es primordial que los hombres se responsabilicen de ese reparto. Y las instituciones públicas debemos ponernos las pilas con ampliación de servicios de cuidados, sin olvidar las condiciones dignas de sus trabajadoras y trabajadores.

¿Cuáles son esos cambios visibles dentro y, también, fuera del Ayuntamiento?

-Te podría decir que estoy un 0,5% satisfecha con las políticas de igualdad del Ayuntamiento de Pamplona. Como el presupuesto actual del área de igualdad. Sumando al resto de áreas, llegamos solamente a un 1%. Cómo no, decir que las técnicas del área de Igualdad y de otros departamentos están desarrollando un trabajo excelente. Gracias a ello se han producido grandes transformaciones: hay un cambio rotundo de actitud ante las agresiones sexistas y los debates sobre los machismos están a la orden del día. Pero en marzo de 2007 todos los grupos del ayuntamiento se comprometieron a dotar a las políticas públicas en materia de igualdad con un 5% del presupuesto. ¿Quizás menos parking en Santo Domingo o estación del TAV y más espacios de empoderamiento? ¿Qué no lograríamos con una gran apuesta por la igualdad?

¿El afianzamiento de campañas y protocolos en violencia de género y prevención de agresiones sexistas han creado una nueva conciencia colectiva?

-La estrategia que seguimos de prevención de agresiones y respuesta ante ellas es primordial. Pero considero que los cambios en la conciencia colectiva no se logran desde las instituciones sino que son producto de las luchas del afuera, del abajo, de la comunidad. Las instituciones tenemos el deber de favorecerlas y de reforzarlas. El sistema opresor es muy poderoso y no podemos permitirnos perder los avances que se logran con tanto esfuerzo.

¿Bajamos la guardia el resto del año? ¿Hay peligro de retroceso en los derechos fundamentales en igualdad?

-Jamás debemos bajar la guardia en asuntos de desigualdad social. Tampoco en materia de igualdad de género. Aunque las efemérides como el ocho de marzo y el 25 de noviembre son importantes porque nos permiten apoyar más la estrategia y aprovechar la visibilidad, tenemos que trabajar los 365 del año desde todos los ámbitos de la sociedad (en casa, el trabajo, en la calle, desde las instituciones públicas).

¿Han aumentado las denuncias por agresiones sexistas de baja intensidad?

-Sí. Lo comprobamos los pasados Sanfermines. Lo interesante es que este tipo de violencia contra las mujeres ya no se naturaliza. Vemos un aumento en las denuncias públicas (sigan procesos judiciales o no) en torno a todas las violencias contra las mujeres porque ahora sí se considera un problema de toda la sociedad. Y lo vemos también en las movilizaciones sociales. Lo veremos en esta próxima huelga feminista.

las claves

“Hay una vía posible de protección a la mujer en Policía Municipal para realizar inspecciones de trabajo”

“La actividad más contratada a mujeres es en limpieza, seguida de auxiliares y empleadas de hogar”