Polonia bate el récord de 4x400

mundial el relevo masculino bajó cuatro décimas el anterior tiempo y estableció una nueva marca

Lunes, 5 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Jakub Krzewina, en su entrada a meta.

Jakub Krzewina, en su entrada a meta. (Foto: Efe)

Galería Noticia

Jakub Krzewina, en su entrada a meta.

birmingham- Polonia se coronó ayer como nueva reina del relevo masculino con récord mundial de 4x400, en una jornada de clausura que culminó con el francés Renaud Lavillenie completando la triple corona de la pértiga al batir a su bestia negra, el estadounidense Sam Kendricks, y con la barrida etíope en el medio fondo.

El oro en la posta masculina cambió de manos por primera vez en siete ediciones de los Mundiales y para ello el equipo formado por Karol Zalewski, Rafal Omelko, Lukasz Krawczuk y Jakub Krzewina tuvo que batir el récord mundial con un tiempo de 3:01.77, pese a no haber metido a un solo representante en la final individual.

Estados Unidos, que llevaba seis triunfos consecutivos, tenía el récord del mundo en 3:02.13 desde Sopot 2014 y acariciaba una nueva victoria, pero vio como Krzewina adelantaba en la última recta a Vernon Norwood. Finalmente terminaron segundos con 3:01.97 y Bélgica se llevó el bronce con 3:02.51, récord nacional.

En salto con pértiga, una marca de 5,90 otorgó el triunfo a Lavillenie en la prueba que esta vez cerró los campeonatos, batiendo al campeón del mundo al aire libre, Kendricks, y al polaco Piotr Lisek, ambos con 5,85.

El público estalló en gritos cuando el marcador anunció que Andrew Pozzi, campeón de Europa el año pasado, había vencido en la final de 60 metros vallas con 7.46 frente a los 7.47 del estadounidense Jarred Eaton, que se dejó el oro al tropezar en la última valla. faltó a la cita el campeón mundial y olímpico de 110, el jamaicano Omar McLeod, que no acudió a Birmingham. El francés Aurel Manga subió con ellos al podio con 7.54, y el chipriota Milan Trajkovic, que aspiraba a medalla, fue descalificado por salida falsa.

dominio etíope en el anillo Etiopía vivió otra jornada gloriosa en el anillo. Después del doblete de Genzebe Dibaba, Yomif Kejelcha revalidó su corona en 3.000 con 8:14.41, el peor registro ganador de la historia, pero con un kilómetro final en 2:22 inaccesible para los otros.

Solomon Barega, segundo con 8:15.59, completó el doblete etíope y el keniano Bethwell Birgen completó el podio con 8:15.70.

La final de 1.500 siguió un guión parecido. Sólo se corrió rápido el último 500. No estaba el último campeón, el estadounidense Matt Centrowitz, que no vino a Birmingham, y nadie quiso asumir responsabilidades en el primer kilómetro.

Fue una guerra de nervios, hasta que el etíope Samuel Tefera se decidió a tomar el control. Luego fue el marroquí Abdelaati Iguider quien cambió a 300 del final, pero en el último giro volvió Tefera para alzarse con la victoria en 3:58.19. Como en el 3.000, el peor registro ganador de la historia. Etiopía barrió con todos los títulos de 1.500 y 3.000, en hombres y en mujeres.

EE.UU, líder en el medalleroEstados Unidos, pese a perder el oro en el relevo masculino 4x400, terminó en cabeza del medallero en la 17ª edición de los Mundiales de atletismo en pista cubierta con 18 preseas, por delante de Etiopía y Polonia. España, con las medallas de bronce de Ana Peleteiro en triple y Saúl Ordóñez en 800, terminó en el puesto 23. - Efe