Ópera

Rarezas

Por Teobaldos - Lunes, 5 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:02h

el pelele, tonadilla a solo

Música: Julio Gómez. Libreto: Cipriano de Rivas Cherif. Reparto: Susana Cordón, soprano, como Cayetana. Mavra: música: Stravinsky;libreto: Boris Kojnö. Reparto: S. Cordón, soprano. Marina Makhmoutova, y Anna Moroz, mezzosopranos. J. Manuel Montero, tenor. Dirección musical y pino: Borja Mariño. Movimiento escénico y baile: Rafael Rivero. Dirección de escena: Tomás Muñoz. Programación: Museo Universidad de Navarra. Fecha: 1 de marzo de 2016. Público: media entrada (12 y 16 euros).

La insólita programación del Museo de la Universidad es, francamente, interesante, por su carácter de investigación en campos no labrados y por su rareza. Las dos óperas de cámara que hoy nos ocupan forman un espectáculo -se representan sin solución de continuidad- en el que la narración ahonda en el fracaso de la soltería para la mujer: un argumento muy recurrido en tiempos pasados. Dos autores -Gómez y Stravinsky- radicalmente distintos, están, aquí, bien acomodados en una puesta en escena transparente y limpia, un vestuario muy acertado y rico, y un movimiento de actores no muy arriesgado, pero con detalles -como el del fantasma de la criada- muy bien hechos. Tomás Muñoz, y Rafael Rivero, sus responsables, aciertan con el baile y con el encaje de fondo bien iluminado, -más pobre, quizás, la iluminación de la escena en sí: en el desfile de personajes de la primera parte, por ejemplo-. En cuanto a la parte musical;estamos ante una vocalidad también rara: extremadamente comprometida en algunos agudos, la música, el canto, ha de sustentar un libreto sin apenas respiro de texto, para el que hay que inventar -sobre todo en Stravisnky- un fraseo propio. Esto ni es recitativo, ni es belcantismo, ni siquiera esos largos recitativos ariosos impresionistas;tampoco estamos ante la gran ópera rusa, -salvo un atisbo, en algún tramo muy lírico y el concertante-. De ahí que el mérito de los cantantes es doblemente reconocido, y algunas deficiencias, más disculpadas.

El Pelele: Julio Gómez (Madrid 1886-1973), se define como un compositor del siglo XIX;es más, en esta obra, escrita en 1924, se remonta todavía más atrás: a las tonadillas del XVIII (del corellano Blas de la Serna, por ejemplo). Su música se encuadra dentro de cierto nacionalismo popular que viene de la zarzuela. La soprano Susana Cordón borda el personaje único de la obra: un monólogo de desesperada esperanza (perdón por el oxímoron) que la lleva a construir un muñeco consolador;lo compone a la perfección hasta físicamente, cuando arma el muñeco. Su voz es rotunda y con cuerpo;domina por igual y con equilibrio sonoro, todas las zonas, tanto el grave como el agudo;su color, además, es atractivo y cálido, nunca chillón, ni en los más extremos agudos. Se mueve muy bien, su personaje es creíble, llena la escena. Borja Mariño, que corre con la responsabilidad del foso -hoy un piano sobre la escena- totalmente compenetrado con ella. Es una música en la que se reconoce el estilo. Muy comprensible.

Mavra (1922): No ocurre lo mismo con la música de este Stravinsky;francamente difícil de enmarcarla vocalmente. Quizás haya que llevarla más a lo jocoso. Vuelve, Susana Cordón a ofrecernos su voz fresca de timbre y madura de fondo en la preciosa canción que abre la obra. Marina Makhmoutova, mezzo, cumple en su papel de madre: muy de escuela rusa, el timbre de voz es oscuro, lo que perjudica algo al texto;igualmente, Anna Moroz -mezzo más clara- defiende bien su Petrovna. Ambas firmaron un concertante hermoso -uno de los momentos en el que surge el gran Stravinsky-. No estuvo afortunado, sobre todo en la afinación de los agudos, el tenor José Manuel Montero;es cierto que su rol es peliagudo, sobre todo al final de la obra, en el que su parte adquiere una tirantez vocal, arriba, francamente inhumana, pero, precisamente por eso, quizás haya que buscarle la vuelta, no insistiendo tanto en un forzado fuerte. De todos modos, lo dicho: aunque ésta última parte del espectáculo se hiciera un poco más dura para el respetable;la novedad la suple.

Últimas Noticias Multimedia