Nuevo decreto del euskara: luces y sombras

Por Joseba Otano Villanueva - Lunes, 5 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Ya está en vigor el Decreto Foral 103/2007, para regular el uso del euskara en las Administraciones Públicas de Navarra. Como establece el plazo de un año para diseñar los perfiles lingüísticos en el Gobierno de Navarra, su aportación principal es el modo en que valora el euskara como mérito. Desafortunadamente, lo regula de una manera bastante pobre. En cualquier caso, este decreto tiene más aspectos para examinar y todo lo que establece no es para mejorar el anterior decreto.

Primero.- Según el decreto, si se agotan las listas de personal euskaldun, pueden cubrir esos puestos quienes no tengan ese perfil, en caso de puestos difíciles de cubrir. En nuestra opinión, debería haber añadido: “En esos casos, se procederá inmediatamente a renovar las listas de personal euskaldun y se cubrirán los puestos lo más rápido posible con personal euskaldun”.

Segundo.- Varios ayuntamientos de Navarra están en UEMA y deberían funcionar exclusivamente en euskara, ya que ésa es la característica de UEMA y porque, al ser el euskara una lengua minorizada, necesita sitios en los que pueda respirar. Con este decreto, estos ayuntamientos pueden tener problemas para funcionar exclusivamente en euskara.

Tercero.- En la zona mixta las respuestas a las peticiones hechas en euskara serán en bilingüe. En la mayoría de las ordenanzas del euskara de la zona mixta está prevista una respuesta en euskara. Es decir, este decreto ha creado un problema donde no lo había.

Cuarto.- Según el decreto, en la zona no vascófona las Administraciones pueden utilizar el bilingüismo, pueden exigir el euskara en las convocatorias de puestos de trabajo y también pueden valorarlo. En nuestra opinión, poner por escrito estas posibilidades está bien. En cualquier caso, antes tampoco estaba prohibido.

Quinto.- En los soportes bilingües, se colocará el euskara a la derecha o en la parte superior. Eso lo vemos bien. Aunque será el revés en la zona no vascófona.

Sexto.- Ha establecido en los servicios centrales del Gobierno de Navarra el bilingüismo en las rotulaciones y en las informaciones dirigidas a toda la gente. Ésta es la mejora más evidente que ha traído de verdad este decreto.

Séptimo.- ¿Cuál es la valoración general? En la mayoría de las convocatorias de puestos de trabajo, como hasta ahora, no se puntuará el euskara. En Osasunbidea con el resto de méritos se podrá conseguir casi lo mismo que con el euskara. En los ayuntamientos de UEMA no se ha protegido el funcionamiento en euskara. En algunos casos, creará nuevos problemas este decreto. En la rotulación y las comunicaciones será el adelanto principal. En general, resumiendo, este decreto foral es una oportunidad perdida para arraigar el euskara en las Administraciones de Navarra.

El autor es miembro de Administrazioan Euskaraz Taldea