Pinchos, el atractivo de Pamplona

La semana del pincho aterriza con fuerza y hasta el domingo los clientes podrán degustar las propuestas de los bares

Un reportaje de Laura Garde. Fotografía Iñaki Porto - Lunes, 5 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:02h

El buen tiempo llenó ayer la terraza del Café Iruña, donde pudieron degustar el ‘Ceviche de Corvina y Quinoa’.

El buen tiempo llenó ayer la terraza del Café Iruña, donde pudieron degustar el ‘Ceviche de Corvina y Quinoa’. (Iñaki Porto)

Galería Noticia

El buen tiempo llenó ayer la terraza del Café Iruña, donde pudieron degustar el ‘Ceviche de Corvina y Quinoa’.‘Trufas de Cordero’ es el pincho que ofrece este año el bar Txirrintxa.El buen tiempo llenó ayer la terraza del Café Iruña, donde pudieron degustar el ‘Ceviche de Corvina y Quinoa’.

Se ha convertido en un clásico;ha sido demostrado este fin de semana. La Semana del Pincho, que este año cumple 20 ediciones, arrancó el viernes, y hasta el domingo que viene 68 establecimientos de Pamplona, Barañáin, Zizur Mayor, Huarte, Noáin, Puente la Reina, Tafalla, Corella y Tudela compiten con sus nuevas creaciones, pinchos que todavía no existían en sus barras.

En Pamplona se espera con muchas ganas. De hecho, hasta aquí llegan turistas de Andalucía, Galicia o Madrid, entre otras comunidades. Por eso, Elena Aróstegui, responsable del Iruñazarra, recalca la importancia del trabajo en equipo: “Tenemos que responder ante nuestro público y ofrecerles algo bien preparado. Además de elaborar estos pinchos, la rutina del local no para. Cada vez se presentan menos establecimientos y es por esto. Nosotros trabajamos 34 personas todos los días, pero hay bares con una cocina espectacular que no pueden participar porque les faltan recursos humanos”, explica. Su pincho ha sido bautizado como Rompeolas y lleva una base crujiente de arroz y quinoa, tinta de calamar, un guiso marinero, chipirones, erizo de mar y algas. Su objetivo es el contraste con el del año pasado, que con la seta como protagonista, representaba la montaña.

Al igual que Aróstegui, Javier Urbanell, de El Tinglado, cree en la exigencia del nivel culinario y los “muchos” clientes que no faltan a la cita: “Sobre todo estos dos fines de semana, la gente sale de pinchos. Se nota en las cocinas. Seguimos haciendo menús, por supuesto, pero la mayoría busca al protagonista de las jornadas”. Ellos han apostado por Es-tamalico, elaborado con ternera, cordero, pollo, zanahoria, guisantes y una base de harina de trigo y hoja de plátano verde. Para ambos, la Semana del Pincho significa publicidad. “Es una manera de dejarse ver y hacerse conocer”, aseveran.

el concursoUn jurado base, formado por siete cocineros profesionales, será el encargado de seleccionar los 22 establecimientos que se clasificarán para la semifinal, cuando otro tribunal elegirá a los ocho finalistas. En formato de showcooking, el martes 20 de marzo, presentarán sus pinchos a cinco cocineros procedentes de Navarra, Bizkaia, a Rioja, Guipúzcoa y Álava.

El público también puede participar activamente en la Semana del Pincho a través de un concurso de fotografía en Instagram. Subiendo una foto con un pincho y una copa de vino, los ganadores serán obsequiados con visitas a bodegas y catas.