Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
osasuna | el rival

“Estamos a doce puntos del ascenso directo y a siete de la promoción, y lo vamos a pelear”

Martín tiene una veintena de partidos de experiencia al frente del Albacete como para que los rojillos se topen con un equipo que sigue creciendo y tiene sello. Un hueso

Javier Saldise | Mikel Saiz - Martes, 6 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Martín, en el partido de la primera vuelta.

Martín, en el partido de la primera vuelta. (MIKEL SAIZ)

Galería Noticia

Martín, en el partido de la primera vuelta.

pamplona- Martín Monreal, que cumple años el viernes -9 de marzo de 1956-, dice que el Albacete, como ya aseveró cuando llegó a su nuevo destino en octubre, va a mirar para arriba. “Estamos a doce puntos del ascenso directo y a siete de la promoción”, afirma. “Todos tenemos derecho a ilusionarnos”, como para no hacerlo cuando tras haber cogido al Albacete hundido y colarlo ahora en la mitad de la clasificación.

Las sensaciones deben ser obligatoriamente distintas para este segundo enfrentamiento con Osasuna.

-Las sensaciones para este partido no tienen nada que ver con el encuentro de la primera vuelta, con las emociones que viví en el partido en El Sadar que me dejaron bloqueado. Fue algo espectacular y ese momento es algo que no olvidaré en mi vida. Aquél fue mi segundo partido al frente del equipo y ahora ya ha pasado desde entonces una vuelta del campeonato, en el que las cosas han salido bien. En ese momento llegué muy ilusionado y ahora seguimos ilusionados. Las diferencias en Segunda División son muy pequeñas y está muy igualado todo. Todos tenemos derecho a ilusionarnos y, en nuestro caso, vamos limando puntos. Hemos superado una primera fase, que era salir de los puestos de descenso y acercarnos al centro de la tabla. La segunda fase es asentarnos en la zona media de la clasificación e ir subiendo puestos hasta el comienzo de la primavera, que nos quedan dos partidos, y la tercera fase es ir hacia arriba con todas las consecuencias. Después de jugar contra el Sevilla Atlético -tras hacerlo contra Osasuna- veremos cómo están las cosas. Pero tenemos la ilusión de meternos arriba.

¿Ya se puede decir que el Albacete es un equipo como el que usted quiere, que ya es un equipo al estilo de Martín?

-Bueno, estamos en un proceso continuo. Somos un equipo que compite bien en todos los partidos y eso facilita las cosas. Estamos jugando bien y con muchas ganas todos los encuentros y así salen las cosas con más facilidad, pero siempre con esfuerzo. Este trayecto dice que estamos al nivel de todos los equipos. Hemos ganado a Numancia, Oviedo, Granada, hemos empatado en casa con el Huesca un partido que merecimos ganar. En esta categoría, ya sabemos que un pequeño detalle hace que llegue o no la victoria. En Pamplona, un detalle hizo que perdiésemos y lo mismo nos pasó con el Cádiz. Son cosas que pasan, pero la competitividad no es negociable en el equipo.

El Albacete ha cambiado, ¿ha cambiado mucho la composición de la plantilla?

-Cuando llegué al Albacete había 25 profesionales y ha sido una experiencia apasionante la gestión del grupo. No es algo sencillo. Le oí comentar a Mata -jugador del Manchester- que en un equipo de fútbol es tan importante o más que la táctica y la técnica la gestión de los egos. Eso es lo que hemos intentado hacer. En Navidades les dije a todo los jugadores que el 1 de enero el que quería irse, tenía la puerta abierta, que tenía la posibilidad de buscarse la vida sin meterme a mí en líos. Pero que el que se quedara, debía tener una implicación brutal. Y así ha sido, ha habido jugadores que se han ido, otros han venido, pero en todo momento hemos tenido un buen grupo, con un grado de implicación impresionante.

¿Tuvo algunos problemas con Bela como revelaron algunos medios?

-No. Es muy importante conocer a las personas. Hablamos, yo me enteré de algunas cosas y todo se zanjó con un abrazo. No hay nada más que conocer a las personas por encima del jugador.

Así lo dicen los medios y lo certifica el ambiente en torno al equipo, ¿el Albacete está viviendo un momento especial, usted lo está viviendo?

-Llegas a un momento en tu trayecto que te das cuenta de que no sólo de fútbol vive el futbolista. Esto es algo que me apasiona. Yo tengo junto a mí a Javi Ramos y a Alfredo, que son los técnicos con los que vengo trabajando -también estuvo con ellos en su etapa en Osasuna-, y yo me ocupo también del aspecto mental, de que la persona esté plena. No sólo es el fútbol, la mejora deportiva se produce por una buena mejora personal. Estoy enfrascado en esta dinámica y yo, personalmente, me encuentro a gusto y feliz. Sobre el ambiente de la ciudad y del club, sólo tengo palabras de agradecimiento por las personas que vinieron en su momento a por mí. Me han demostrado que era algo verdadero y no te queda otra que implicarte hasta el fondo en estas cosas. Yo siempre me he involucrado a todos los niveles en todos los proyectos que he estado, y ahora que en Albacete hay un sentimiento hacia lo que representa que se quiere recuperar y relanzar, yo estoy en mi salsa.

Dijo tras ganar en Lorca que quiere que vayan 7.500 más al Carlos Belmonte para el partido ante Osasuna...

-Si digo que vayan mil más al campo, seguro que van quinientos. A ver si diciendo que vayan 7.000 se animan así 3.000. El otro día, en Lorca, la gente se animó a viajar con el equipo porque había una cierta rivalidad con el Lorca y ganas entre los dos equipos. La gente se empieza a ilusionar. Yo dije lo que dije cuando llegué, y hubo gente alrededor mía que se reía por mis ilusiones. Pero ahora las cosas han cambiado, estamos a siete puntos del descenso, pero también a siete puntos de la promoción. Esto cambia la perspectiva, pero sigo manteniendo lo que dije cuando vine... Cuidado.

¿Sigue las vicisitudes por las que está atravesando Osasuna?

-No creas que mucho. Estoy en Albacete apartado del mundo, no me entero de casi nada, aunque sí veo la clasificación y leo las crónicas. Sólo puedo decir que la Segunda División es muy complicada por mucho dinero que te hayas gastado y por muy buen equipo que tengas. El movimiento se demuestra andando. Es un campeonato complicado y difícil. Por hacer un desembolso fuerte no significa que se vaya a hacer un recorrido diferente, porque hay que sufrir mucho. Todos los equipos en Segunda somos complicados. En nuestro caso, los mejores partidos los hemos hecho contra los rivales más difíciles o fuertes. Con alguno de los de arriba, tenemos ganados el golaverage, que nunca se sabe. Osasuna es un equipo más en la lucha por un objetivo. Otra cosa son las perspectivas que se pusieron encima de la mesa al principio de la temporada, cada equipo debe cargar con su mochila.

Pero Osasuna sigue siendo un candidato al ascenso.

-Eso es así. Los equipos firmamos diferentes trayectos a lo largo de una temporada y no es sencillo mantenerse siempre al mismo nivel. El Granada, hasta que no ganó en el campo del Córdoba, no comenzó a ganar fuera de casa. Para mí, está muy abierto el ascenso directo y también la promoción incluso para algunos de los que venimos de abajo. Nosotros tenemos el ascenso directo a doce puntos y la promoción, a siete. Lo vamos a pelear. Cuando vine dije que venía para mirar hacia arriba, y mientras pueda optar al ascenso directo y la promoción, lo haré. También miro a cuánta distancia está el descenso, pero nosotros miramos siempre hacia arriba. Todos los partidos son exigentes y muy igualados. No es sencillo, pero yo sigo en mis trece y como ha quedado demostrado que hasta el último minuto del último día puede haber posibilidades, quizás en el último día ante el Tenerife tengamos las nuestras.

¿Qué le parece que se haya cuestionado la figura del entrenador en Osasuna?

-Todo es complicado. Para los jugadores, para los entrenadores. Si no ganas, te empapelan, qué voy a decir yo. Todo el mundo es consciente de estas cosas. El dinero no es sinónimo de éxito. En todos los equipos hay jugadores profesionales, que tienen calidad y que tienen ganas de hacer las cosas bien y de competir con otros. Sobre Osasuna, yo espero que vaya todo bien.

¿Qué espera del partido del domingo?

-Espero que mis jugadores pongan en el campo la esencia que nos ha llevado hasta aquí en estos veinte partidos. Y esa esencia nos ha llevado a competir con todos y eso lo hacemos con todos, no sólo contra Osasuna. No sólo con los equipos de renombre. Quizás a los jugadores les puede motivar más jugar contra rivales como Osasuna, pero nuestra esencia es competir al máximo. Eso es lo máximo.

Dice que está desconectado del mundo exterior, pero ¿qué Osasuna espera?

-Tiene futbolistas de alto nivel. El equipo está bien y bonito, pero la presión es la carga añadida, que es normal cuando se ha hecho un proyecto así. Ya me hubiese gustado a mí contar con esas posibilidades económicas, pero por otro lado también hicimos otras cosas que pusieron al club en el camino. A mí, todos los rivales me merecen un gran respeto. Osasuna tiene jugadores de calidad y en el partido de la primera vuelta Xisco nos hizo bastante pupa. Es un jugador que me gusta mucho, es un futbolista hecho para Osasuna porque sabe jugar de espaldas y es muy honrado, no digo que los demás no lo sean. Si esté lesionado y no lo ponen, mejor para nosotros.