Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
Johnny V. deberá pagar más de 5.10 euros

Condenado un francés por tirar a un hombre ebrio del vallado del encierro

Pagará más de 5.100 € pero la Audiencia confirma la absolución de otro amigo que grabó la caída

Enrique Conde - Martes, 6 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:01h

El vallado, repleto de público, en la calle Estafeta.

El vallado, repleto de público, en la calle Estafeta. (DANI OLÓRIZ)

Galería Noticia

El vallado, repleto de público, en la calle Estafeta.

pamplona- La Sección Primera de la Audiencia Provincial de Navarra ha confirmado una condena a Johnny V., un ciudadano francés de 31 años, por arrojar al suelo a un hombre que se encontraba en estado ebrio en el vallado del encierro de San Fermín instantes previos antes de una de las carreras de 2012. En la sentencia se le aplican las atenuantes de dilaciones extraordinarias (por el tiempo que tardó en juzgarse la causa, que estuvo paralizada en diversas ocasiones en plazos de más de seis meses) y de embriaguez. El hombre había sido condenado por un delito de lesiones a cuatro meses de multa con una cuota diaria de 12 euros (un total de 1.440 euros), además de a indemnizar a la víctima, un vecino de Zizur, con 3.708 euros. Ahora, la Audiencia confirma dicha condena y también la absolución de otro acusado, un francés amigo del condenado, que se sentó en el banquillo imputado por la acusación particular de un delito contra la integridad moral por haber grabado los hechos con un móvil. Le pedían por ello un año de prisión. Precisamente fue la acusación la que recurrió dicha absolución a la Audiencia, pero el tribunal, al igual que hizo la juez de lo Penal, considera que el hombre no cometió dicho delito ya que no ha quedado acreditado que grabara la escena para difundirla entre otras personas.

En los hechos probados de la sentencia se recuerda que sobre las 7.15 horas del 9 de julio de 2012 el acusado se encontraba en el vallado del encierro en la calle Estafeta e “inició una discusión con otro hombre, que se hallaba muy embriagado y con ánimo de menoscabar su integridad física, se abalanzó sobre él y le golpeó, haciendo que el hombre cayera al suelo y perdiera el conocimiento”. A consecuencia de la agresión, la víctima, que tenía 49 años, sufrió fractura de los huesos propios de la nariz y de la cara (fractura no desplazada del arco cigomático), que requirió tratamiento médico y tardó 50 días en curar de los que 20 permaneció incapacitado. Como secuela se le aprecia dificultad respiratoria por la fosa nasal izquierda al realizar esfuerzo. La juez de lo Penal recuerda que si bien el acusado “con ánimo exculpatorio manifestó que él no golpeó a nadie ni tenía intención de causar lesiones y que él solo apartó a la víctima porque le estaba molestando, sí reconoce que le golpea en el cuerpo para que se aparte y que el perjudicado cae al suelo y él encima, pero negando haberle dado ningún otro golpe o puñetazo o tener intención de agredir solo de apartarle”. Frente a estos argumentos, la juez apreció la versión de los testigos que afirmaron que el procesado “cogió carrerilla para cargar contra la víctima” y que la grabación que realizó el otro acusado en el móvil se ve que “acometió o placó al perjudicado y que el tumbarle o derribarle era lo evidentemente querido por el acusado como se evidencia en la grabación, no otra cosa y no consta que el perjudicado además les molestara más allá de estar bebido y por el signo que se observa en la grabación pedir la hora”.

no quería distribuir el vídeoSobre la absolución, la juez relató que el autor de la grabación no queda acreditado que “se hubiera concertado con su amigo para denigrar y grabar la humillación y menos aún con el fin de distribuir el vídeo, que es de lo que se le acusa, no de utilizar la grabación para esparcimiento propio de su grupo de amigos como defiende su letrado”. La acusación apeló al entender que existía error en la valoración de la prueba, pero la Audiencia dice que “no hay fundamento alguno para anular la sentencia recurrida, no adoleciendo la misma de insuficiencia o falta de racionalidad en la motivación”.