El Consistorio de Lerín pedirá la dimisión de Azcoiti (UPN)

El pleno exigirá mañana que el edil reintegre 868 euros en intereses a las arcas municipales

Martes, 6 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Marcelino Azcoiti (UPN).

Marcelino Azcoiti (UPN).

Galería Noticia

Marcelino Azcoiti (UPN).

Lerín- El equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Lerín propondrá en el pleno de mañana la dimisión del concejal de UPN, Marcelino Azcoiti Alonso, por las responsabilidades políticas generadas a raíz de “actuaciones irregulares” en su etapa como alcalde de la localidad.

Azcoiti, miembro regionalista de la Corporación municipal desde 2003 y primer edil entre los años 2007 y 2015, realizó una operación de “regularidad dudosa” entre el Consistorio y la entidad bancaria en la que trabajaba, según un informe de la Cámara de Comptos que se dio a conocer en el Parlamento de Navarra en febrero del año pasado. Actualmente el asunto se encuentra en manos del Tribunal de Cuentas.

Durante el pleno de mañana se pedirá también la reprobación de Azcoiti por sus “responsabilidades contables”, además de por “no haber reintegrado a las arcas municipales los intereses devengados por las operaciones bancarias, que realizó sin soporte documental ni justificación contractual”.

“Desde que se presentara el caso en el Parlamento hemos esperado trece meses, pacientemente, a que el edil diera algún tipo de explicación coherente, pero no lo va a hacer jamás y este es el momento porque así lo decide el equipo de Gobierno”, afirmó Consuelo Ochoa (Pueblo de Lerín), alcaldesa de la localidad. “La táctica de UPN es el silencio por respuesta y esperar a que el asunto se olvide, pero ni nos vamos a callar, ni nos vamos a olvidar”.

AntecedentesLos hechos se remontan a febrero de 2013, cuando entran en el Ayuntamiento de Lerín dos abonos de 70.000 y 50.000 euros procedentes de la oficina de la Caja Rural de Calahorra (La Rioja), en la que trabajaba Azcoiti, que se contabilizaron como anticipo concertado. El 12 de marzo y el 17 de abril del mismo año el Ayuntamiento devolvió los 120.000 euros, más 868 euros de intereses. La tesorera municipal hizo constar por escrito que se desconocía la procedencia y el destino de ese dinero por no tener documentación que lo justificase, ya que las operaciones fueron realizadas por el entonces alcalde desde la oficina bancaria en la que trabajaba. Comptos considera ese proceder “inusitado” y las operaciones realizadas de “regularidad dudosa, en especial el pago de intereses, no soportado por título alguno”. - J.A/P.G.