26 de OCTUBRE DE 1986 La destitución de Brzic llega a petición de los aficionados

Miércoles, 7 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Ezcurra era sensible a la voz de la grada, aunque en ocasiones se sintiera incomprendido por algunas reacciones del público. Ivan Brzic tenía a gran parte del público en su contra, principalmente por un motivo: les aburría cada quince días con su sistema de juego. Osasuna ya había concluido con mediocridad la temporada anterior. La gota que colmó el vaso fue la derrota ante el Sporting en la undécima jornada. El estadio se llenó de pañuelos y de gritos de “fuera, fuera”. Veinticuatro horas después, en la reunión de la junta directiva, el yugoslavo era cesado. De cualquier forma, el presidente podía presumir de que en trece años sólo había cesado a un entrenador, ya que a Alzate le propuso un cambio de funciones en el club.

Últimas Noticias Multimedia