Mayo de 1983 La marcha de Alzate, final de un capítulo brillante

Miércoles, 7 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Poco a poco, Osasuna pasó de ser una familia a funcionar como una empresa. Después de tres temporadas en Primera, Ezcurra y su directiva tomaron la decisión de prescindir de Pepe Alzate, el entrenador-milagro y el hombre que sembró de espectáculo El Sadar. La medida, cuando menos, resultó impopular. Los resultados en aquella temporada tampoco fueron muy brillantes;los rojillos se salvaron del descenso en la última jornada. Ezcurra y Alzate no ocultaron sus discrepancias y llegó el distanciamiento. El entrenador aceptó la oferta del Betis cuando Osasuna parecía guardar para él otras funciones. Ivan Brzic, un yugoslavo con escaso currículum, no conseguiría hacer olvidar a su antecesor.

Últimas Noticias Multimedia