12º festival de cine documental punto de vista 12º festival de cine documental punto de vista

La vida en una favela brasileña y el arte como reflexión, ejes del día

? |

Ana Jiménez Unai Beroiz - Miércoles, 7 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:02h

El escocés Luke Fowler, antes de presentar ayer su proyecto ‘Electro-Phytagoras’.

El escocés Luke Fowler, antes de presentar ayer su proyecto ‘Electro-Phytagoras’.

Galería Noticia

El escocés Luke Fowler, antes de presentar ayer su proyecto ‘Electro-Phytagoras’.Una de las escenas de ‘Baronesa’, de Juliana Antunes. Fotos: D.N.Fotograma de ‘Events in a Cloud Chamber’, de Ashim Ahluwalia.

pamplona- Un crudo viaje hasta una favela brasileña de Belo Horizonte con el filme Baronesa y un acercamiento reflexivo a la vida del desconocido artista canadiense Martin Bartlett desde Electro-Pythagoras son dos de las propuestas que protagonizaron ayer la segunda jornada de la Sección Oficial del festival Punto de Vista. Cerró la programación diaria de la sección Events in a Cloud Chamber, una meditación sobre el arte en torno a la desaparición de una de las obras de Akbar Padamsee, uno de los pioneros de la pintura india moderna.

La brasileña Baronesa, dirigida por Juliana Antunes -que ayer no pudo estar presente en la presentación del proyecto-, abrió la jornada de la sección, con una historia que respira crudeza por los cuatro costados. En setenta minutos, el documental se convierte en un acercamiento personal e íntimo a la vida diaria de una favela de Belo Horizonte.

El hilo conductor es sencillo: la vida de dos amigas, Andreia y Leid. La primera quiere huir de la barriada a un lugar más seguro, la segunda, en cambio, espera a que su marido salga de la cárcel. A su alrededor, sus hijos juegan y corretean, ajenos a los peligros de la guerra de narcotráfico que les envuelve, mientras ellas a veces bailan, a veces ríen y otras, aunque menos, se vienen abajo por la situación.

La pareja de mujeres comparte su día a día con el espectador y la cámara recoge conversaciones divertidas e informales, coqueteos y ligues, ratos de ocio... e inevitablemente bajo un clima de tensión constante, porque aunque no se vean disparos o golpes -decisión de la directora la de no mostrar violencia explícita en pantalla-, el peligro late en cada escena. La película podrá verse de nuevo hoy, a las 17.00 horas.

una obra perdida en indiaEl segundo filme que se proyectó ayer en la sala de Cámara de Baluarte fue Events in a cloud Chamber, del cineasta indio Ashim Ahluwalia -esta noche, nueva proyección a las 22.30 horas-. El montaje, definido como “una historia fantasma, una meditación sobre el arte que se esfuma, la muerte y los fantasmas que dejamos atrás”, viaja hasta la India de 1969. Aquel fue el año en que Akbar Padamsee, uno de los pioneros de la pintura india moderna, rodó Events in a Cloud Chamber, pero sin embargo la película original rodada se perdió y no se conserva ninguna copia. Este es el punto de partida que cuarenta años después ha tomado Ashim Ahluwalia. para construir un relato a partir de la vida de Akbar Padamsee y su trabajo, que evoluciona hacia reflexiones en torno al arte, las obras artísticas y la finitud de los movimientos o propias vidas.

el desconocido martin bartlettCerró la jornada de sección oficial el escocés Luke Fowler con la proyección de Electro-Pythagoras (a portrait of Martin Bartlett), un proyecto que le ha llevado “muchos años de trabajo”. El documental, que podrá verse hoy de nuevo a las 22.30 horas, es un retrato del desconocido artista canadiense Martin Bartlett, compositor de música electrónica y pionero en el uso del microordenador. Fowler apuntó que llegó a él “de casualidad”, durante un viaje en Vancouver, cuando descubrió en un centro multidisciplinar una cinta de vídeo sobre Bartlett. “Cuando volví a Escocia no me lo podía quitar de la cabeza”, reseñó.

En palabras de Fowler, el valor de Martin Bartlett se encuentra en que “simboliza a muchos artistas que parecen pies de página en la historia del arte y que pasan desapercibidos”, una consecuencia directa de “una sociedad que solo es capaz de centrarse en un representante de un movimiento o tendencia”. Y quiso resumirlo en una frase: “Si iluminamos una figura, siempre dejamos en la oscuridad muchas otras”.

El filme, rodado en 35 mm -“grabar en vídeo es de amateur, me parece más profesional y artístico el poder grabar con película”-, se acerca a la vida de Martin Bartlett a través de fotografías de archivo y correspondencia personal del artista, que viajó por Europa y desarrolló una faceta como compositor de música electroacústica hasta el punto de convertirse en profesor en la Universidad de Victoria.

Sin embargo, el documental se aleja de ser meramente biográfico, y su director apunta que si bien “fue difícil tomar la decisión de hacer este cine-retrato” al considerar arrogante querer “resumir una vida en una película”, el proyecto adquirió un tono personal: “la película no es solo sobre Martin Bartlett porque refleja mis experiencias también a través de él, hay parte de mí”. Y esta es una característica que comparte todo su cine, concluyó.

la programación de hoyLa sección oficial continuará hoy con la proyección de cuatro películas. A las 10.00 horas, se proyectará Rue Saint-Fargeau, de la cineasta francesa Margaux Guillemard, abrirá la jornada, en un viaje a través de 300 viviendas sociales parisinas y un diálogo entre diferentes culturas, ambientes y formas de pensar. Le seguirá I used to sleep on the rooftop, del libanés Angie Obeid, que retrata el éxodo de una mujer siria gracias a la ayuda de una amiga de su hijo.

A las 12.00 horas será el turno de O peixe, del brasileño Jonathas de Andrade, con una historia en torno a un grupo de pescadores y el ritual que realizan antes de pescar. Cerrará el día Beyond the One, de Anna Marziano, cuya propuesta aborda distintos intentos de convivencia y de conexión con personas fallecidas.

Últimas Noticias Multimedia