Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
Juez de línea

Tajonar, su obra y su legado

Por Félix Monreal - Miércoles, 7 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Galería Noticia

Si de algo estaba orgulloso y presumía era de Tajonar. En un tiempo en el que solo Athletic y Sporting de Gijón (Lezama y Mareo) habían interiorizado la importancia de la formación de los jóvenes futbolistas para abastecer a sus equipos de referencia, Fermín Ezcurra puso la vista en unos terrenos en el término municipal de Tajonar. Primero los adquirió a buen precio y cuando tuvo dinero en caja aceleró el proyecto. En 1982 ya eran una realidad. La joya de la corona, algo de lo que presumir. Cantera contra cartera, el titular que adornó muchas de las crónicas de la época. A falta de títulos, la escuela de fútbol era un lugar para enseñar, para que los forasteros tomaran nota, un espacio emblemático que ponía a Osasuna como ejemplo. Luego llegó la globalización y el dinero a espuertas y acabó con todo: también con la ilusión primera de los niños de jugar en Osasuna.

Para Ezcurra, Tajonar no era solo una inversión en patrimonio, era (y debe seguir siendo) una manera de entender el fútbol, de apostar por el jugador autóctono, de imbuir al futbolista de una idiosincrasia que debe ser la seña que identifique al primer equipo. Porque antes de Tajonar, Ezcurra también apostó por la navarrización tras aprender de reiterados fracasos fichando futbolistas foráneos que no conseguían asentar al equipo en Segunda. Aquella fórmula posterior de nueve navarros y dos refuerzos acreditados del exterior llevó al equipo a Primera y le asentó en la categoría. También es cierto es que eran otros tiempos.

Treinta y seis años después ahí sigue Tajonar, un patrimonio a recomprar y no solo porque es una parte importante de la identidad del club: también porque es el legado de presidente que cambió la historia y a quien le habría dolido como cuchilladas que Osasuna tuviera que entregar esas instalaciones en pago por las deudas de dirigentes que no supieron administrar el club con la seriedad, el rigor y los conocimientos de Ezcurra. En las últimas horas, los socios y los aficionados se han pronunciado sobre qué lugar material debe ocupar el legendario presidente, donde debe recibir tributo su nombre;yo no tengo dudas: es en las instalaciones de Tajonar donde hay que mantener la memoria de quien levantó a Osasuna de la miseria y le hizo crecer hasta límites insospechados;es ahí, en el lugar en el que los más pequeños que se enfundan por primera vez la camiseta roja, donde deben leer a diario su nombre y preguntar a sus padres: “¿Quién era este señor?”. Y ellos les puedan responder: “Es Fermín Ezcurra, el hombre que reinventó Osasuna”.

Más sobre Osasuna

ir a Osasuna »