Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Hay millones de razones

Por Patricia Ruiz - Miércoles, 7 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Hay millones de razones para movilizarse el día 8 de marzo, una por cada mujer en el mundo que es explotada laboral y/o sexualmente, por cada niña que es casada y mutilada, por cada mujer acosada y ninguneada en su trabajo, por cada niña que no puede estudiar mientras sus hermanos lo hacen, por cada mujer que tiene que demostrar el doble o el triple en su trabajo para tener la mitad de reconocimiento que sus compañeros, por cada mujer que por el mismo trabajo que sus compañeros cobra menos, por cada mujer asesinada solo por eso, por ser mujer.

Millones de mujeres y niñas en todo el mundo, mujeres que realizan el 66% del trabajo en el mundo, producen el 50% de los alimentos, pero sólo reciben el 10% de los ingresos y poseen el 1% de la propiedad (la pobreza tiene rostro de mujer: según Naciones Unidas el 70% de las personas pobres en el mundo son mujeres).

Para que todo esto cambie debemos apostar por un modelo de desarrollo que aborde las causas estructurales de todas estas discriminaciones de género. Un modelo de desarrollo en el que las mujeres participen en la toma de decisiones.

Y para eso tenemos una agenda común, la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, aprobada por la Asamblea General de la ONU en septiembre de 2015 que supone un plan de acción a favor de las personas, el planeta y la prosperidad. La Agenda plantea 17 Objetivos con 169 metas de carácter integrado e indivisible que abarcan las esferas económica, social y ambiental.

Y por supuesto la agenda 2030 habla de Igualdad. El 5º Objetivo de Desarrollo Sostenible persigue “Lograr la igualdad de género y el empoderamiento de todas las mujeres y niñas”. Tal y como indica Naciones Unidas, la igualdad entre los géneros no es solo un derecho humano fundamental, sino la base necesaria para conseguir un mundo pacífico, próspero y sostenible.

Para la consecución de este objetivo debemos ponernos a trabajar desde las administraciones públicas y la sociedad civil en implantar medidas eficaces, medibles y sostenibles que, de aquí a 2030, consigan en todo el mundo avances claros en el ámbito de la igualdad y el empoderamiento de las mujeres y niñas.

Mientras tanto es fundamental visibilizar todas estas desigualdades, por eso el 8 de marzo de 2018 en 41 países del mundo hay convocados paros y movilizaciones en reivindicación de la igualdad de derechos y oportunidades para mujeres y hombres en todos los ámbitos de la sociedad, el fin de todas las manifestaciones de violencia machista y su impunidad y el respeto a los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres.

El 8 de marzo mujeres de Argentina, Colombia, Guatemala, Honduras, Perú, Tailandia, Canadá, Polonia, Francia, Portugal, Ucrania, España… y muchas más en muchos otros países nos unimos para reivindicar como dijo Rosa de Luxemburgo “Un mundo donde seamos socialmente iguales, humanamente diferentes y totalmente libres”.

El 8 de marzo hay millones de razones para salir a la calle, para parar, para reivindicar como cada una quiera y pueda, para unirnos todas y visibilizar, y para decir con millones de voces que si nosotras paramos, el mundo se para.

La autora es presidenta de la Coordinadora de ONGD de Navarra