Preocupa en el Bidasoa la pérdida de agua en las redes

Se calcula que en algunos municipios llega al 70% por fugas no controladas

Lander Santamaría Juan Mari Ondikol - Miércoles, 7 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Una reunión previa a las sesiones que se han celebrado en el Señorío de Bertiz.

Una reunión previa a las sesiones que se han celebrado en el Señorío de Bertiz.

Galería Noticia

Una reunión previa a las sesiones que se han celebrado en el Señorío de Bertiz.

elizondo- El alto porcentaje de agua no registrada en muchos municipios, que en algunos casos supera el 70% del total, es una de las cuestiones que más preocupa a los ayuntamientos en la cuenca del Bidasoa. Las causas de las pérdidas se encuentran no sólo en las fugas por deterioro o antigüedad de las redes, sino también por las tomas incontroladas, y es generalizada sin que en ningún caso suponga menos del 10% en toda Navarra.

Este asunto ha sido constatado durante el proceso de participación del Plan director del ciclo integral de agua de uso urbano 2019-2030, del que se están celebrando reuniones en las comarcas del Bidasoa, Sakana (en Lakuntza, ayer), Pirineo (mañana en Lumbier), y continuarán en la Ribera, Pamplona y cuenca y Mairaga (en Tafalla), desde el próximo lunes.

En este sentido, el plan ha elaborado una relación de 45 localidades prioritarias, principalmente en la zona norte, en Bera, Lesaka, Doneztebe, Etxalar, Alsasua, Irurtzun, Lakuntza, Olazagutia, Arakil, Arbizu y otras. El objetivo es estudiar cada caso y elaborar un plan concreto de actuaciones específicas para cada una, que contará con el respaldo financiero de los planes de inversión para entidades locales, que contarán con ayuda para la renovación de redes. Se trata de una cuestión prioritaria, ya que el plan establece que en 2024 la media de eficiencia de todas las redes navarras ha de superar el 75% (lo que supondría un máximo de 25% de agua no registrada), porcentaje que en 2030 debe ascender hasta el 80%.

La obtención de datos de agua no registrada resulta especialmente complicada, tanto por su existencia al margen de los registros como por la falta de información de 154 entidades de toda Navarra, representantes del 9% de la población total, que no han aportado datos durante la elaboración de los informes.

A raíz de las intervenciones durante las reuniones deliberativas, se decidió estudiar la posibilidad de que el agua no registrada se calcule en función de la longitud y ramificación de las redes y no sólo basándose en el volumen. En cualquier caso, el plan prevé para el futuro un exhaustivo control de datos en el futuro por parte de todas las entidades y una supervisión final por parte del Gobierno de Navarra.

penalizaciones El Plan subraya también que la ineficiencia en el suministro y el derroche en el consumo se deben contrarrestar con diferentes medidas, incluyendo la penalización de las malas prácticas, cuestión que ha sido respaldada por unanimidad de los participantes en las reuniones. En cuanto a las perspectivas de futuro, una de las mayores inquietudes subrayada por las entidades locales y apoyada por organizaciones sociales es la demanda de agua que representarán los desarrollos urbanísticos.

Los costes reales del servicio es otro de los principales asuntos tratados en los debates del plan. Actualmente, el coste real en abastecimiento y en saneamiento es desconocido ya que gastos como la amortización de infraestructuras no se contemplan a la hora de elaborar las estimaciones por parte de las entidades locales.