Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
Idoya Zazpe Cenoz jefa del servicio de neurocirugía del Complejo Hospitalario de Navarra

“Las mujeres tenemos más dificultades para el desarrollo profesional porque lo tenemos que conciliar con el ámbito familiar”

Idoya Zazpe ve con optimismo el futuro de la mujer en el ámbito sanitario, no obstante afirma que todavía quedan pasos para alcanzar la meta de la igualdad

Unai Yoldi Hualde - Oskar Llanos - Jueves, 8 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:00h

Idoya Zazpe es una de las mayores expertas a nivel internacional en la cirugía de la base de cráneo.

Idoya Zazpe es una de las mayores expertas a nivel internacional en la cirugía de la base de cráneo. (Oskar Llanos)

Galería Noticia

Idoya Zazpe es una de las mayores expertas a nivel internacional en la cirugía de la base de cráneo.

pamplona- Idoya Zazpe Cenoz (Pamplona, 1974) fue la primera mujer en poner un pie en el Servicio de Neurocirugía del Complejo Hospitalario de Navarra (CHN). Lo hizo en 1999 como médica residente hasta que, en 2008, sacó la plaza de adjunta y en febrero del año pasado, después de pasar un concurso de méritos, obtuvo el cargo de jefa de Neurocirugía, puesto que ocupa en la actualidad. Idoya siempre había querido ser profesora, pero conforme fue creciendo sintió la llamada de la medicina, una profesión para la que, asegura, “hay que tener vocación”. Concretamente, lo que más le cautivó fue el cerebro y todo lo relacionado con las neurociencias, una especialidad “poco conocida” en la que tan solo el 23% de quienes se dedican a ella a nivel estatal son mujeres.

Ahora, acaba de regresar de un congreso en San Diego (EEUU) sobre la intervención de la base del cráneo, una técnica en la que la neurocirujana es una de las mayores expertas y que requiere una formación muy específica y en constante actualización. En este sentido, Idoya señala que, a la hora de dedicarse a una profesión en profundidad, las mujeres tienen que realizar un mayor esfuerzo “para poder conciliar ese desarrollo profesional con el ámbito familiar”.

Acaba de volver de un congreso de la Sociedad Americana de Base de Cráneo. Lo primero, ¿en qué consiste esta técnica?

-Se trata de una cirugía para acceder a tumores y otras lesiones en la llamada base del cráneo, que es la parte que está en unión con la columna y la cara, es una zona bastante delicada.

Y también muy poco conocida, ¿no?

-La verdad es que sí. Es algo muy específico pero a mí siempre me había interesado todo lo que rodea al cerebro humano.

Es que la Neurocirugía ya es una especialidad bastante singular, pero encima usted es experta en estas intervenciones que, para la mayoría de la gente, son lo desconocido dentro de lo desconocido. En una técnica tan concreta, ¿cómo está el papel de la mujer?

-La verdad es que me ha sorprendido ver tan pocas mujeres en San Diego, probablemente seríamos menos del 10% de los asistentes. Ya sabía que éramos pocas en esta especialidad, pero me llamó la atención que siendo Estados Unidos uno de los países más desarrollados en el mundo sanitario hubiese tan pocas mujeres.

Y a nivel global, ¿cómo ve a la mujer en el mundo sanitario?

-Creo que el panorama ha evolucionado a mejor. Desde mi experiencia personal, cuando llegue a Neurocirugía en 1999 solo había hombres, fui la primera mujer que entró a este servicio. Ahora las cosas son muy diferentes, hay seis trabajadores en plantilla de los cuales tres somos mujeres y otros tres son hombres.

¿Cómo es llegar a un servicio en el que solo hay hombres? Porque imagino que no tiene que ser fácil...

-Bueno, tampoco creo que sea una gran hazaña. He tenido siempre muy buen trato con mis compañeros y me he sentido integrada. En este sentido, hay especialidades en las que las mujeres han ido entrando antes que en Neurocirugía y también otras, como Urología, en las que la incorporación femenina ha sido más tardía.

En una especialidad en la que hay mayoría de hombres, ¿el hecho de ser mujer le ha supuesto algún tipo de handicap en su carrera?

-Al trabajar en la administración pública la obtención de plazas se realiza por concursos de méritos y exámenes, lo que favorece la equidad de acceso, ya que hombres y mujeres estamos en igualdad de oportunidades porque se evalúan los méritos. No obstante, para llegar a estos cargos se tienen que dar unas circunstancias familiares que a una le permitan desarrollarse a nivel profesional, es decir, la mujer tiene que poder dedicarse con más intensidad a su profesión. En mi caso he tenido suerte, por decirlo de alguna manera, ya que tengo mucho apoyo. Mi marido también es médico pero en la crianza de los hijos se ha volcado siempre y compartimos las tareas. Si esto no hubiese sido así, probablemente no hubiese podido desarrollarme profesionalmente a ese nivel, que es lo que les pasa a muchas mujeres. Primero hay que querer implicarse y después poder conciliarlo con el ámbito familiar, ya que el cuidado de hijos y de la casa históricamente ha recaído sobre nosotras.

Claro, ahí entra el tema del techo de cristal. Cuanta mayor responsabilidad requiere un puesto, más tiempo se necesita. ¿Es uno de los motivos por los que hay menos mujeres en altos cargos?

-Seguramente. Al final lo tenemos más difícil en ese sentido por lo que te comento de que tenemos que conciliar el ámbito familiar. También es verdad que en el CHN hay varias mujeres jefas y son muy buenas profesionales. Pero, por ejemplo, en España solo conozco a otra jefa de Neurocirugía, y otra de las causas probablemente sea que para llegar a una jefatura se necesita formación, experiencia y curriculum, y hasta hace unas décadas el ingreso en la universidad lo teníamos restringido.

Pero ahora incluso son mayoría en la universidad y siguen sin llegar a cargos de responsabilidad...

-Sí, porque para eso se tienen que dar dos factores. Uno, que en el acceso a esos puestos se garantice la equidad, como ocurre en la administración pública. Y dos, hace falta que la mujer quiera dedicarse con intensidad a su profesión, si no es así también es muy respetable, pero si lo desea no debe tener impedimentos para hacerlo.

Como mujer, ¿qué mirada hace hacia el futuro?

-Creo que todavía faltan bastantes pasos por dar, aunque ahora las cosas cambian mucho en pocos años. Por ejemplo, cuando voy a congresos nacionales cada vez hay más mujeres. Soy optimista, en unos años veremos a muchísimas mujeres en sanidad.

las claves

“Fui la primera mujer en entrar en Neurocirugía. Ahora somos tres mujeres y tres hombres en el servicio”

“Me llamó la atención que en el congreso de San Diego las mujeres seríamos menos del 10% de los asistentes”

Creo que faltan pasos por dar, pero soy optimista. En unos años veremos a muchísimas mujeres en la sanidad”