La charla

Muchísimas mujeres

Por Álvaro Meoqui - Viernes, 9 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Galería Noticia

hasta hace pocos años había que esperar a que nacieras para saber si eras una niña o ibas a ser un campeón. Hoy en día casi antes de hacerlo ya lo sabes. Tendremos un niño, todo perfecto y si es futbolista mejor. Tendremos una niña, todo perfecto también pero que no sea futbolista que no le pagan un duro. Así es la vida, de jodida por supuesto.

Ayer muchísimas mujeres levantaron el puño para conseguir su propio espacio en el mundo, intuyo que no quieren ocupar el nuestro sino solamente tener el suyo y bien hacen.

Las injusticias que tiene la mujer en este mundo se saben y se pelea por ellas aunque la prueba no es la carrera de 100 metros lisos sino más bien una maratón.

En Europa, 70.000 clubes cuentan con un

equipo femenino y hay

más de 7.000 mujeres

que arbitran partidos federados

El deporte da pasos, aunque no de gigante, para esa famosa igualdad. El fútbol en particular quiere tirar del carro. Ya conté aquí una vez que sin madres no habría fútbol, ni masculino ni femenino y no solo porque ellas nos dan la vida.

30 millones de mujeres y niñas practican fútbol federado en el mundo a las cuales cada vez se les escucha más e incluso se les empieza a ver en televisión. El 12% de los niños que practican fútbol son niñas, que aunque no parezca mucho, el dato de crecimiento es brutal. En Europa unos 70.000 clubes cuentan con equipo femenino y hay más de 7.000 mujeres que arbitran partidos federados. Las redes sociales y los medios de comunicación lo saben y se suben al carro no vaya a ser que esto siga creciendo y al final de dinerito.

En Navarra también crecemos con las chicas, la Federación va quitando palos de las ruedas y de la mano de los Clubs se van abriendo puertas. El día que uno de los nuestros llegue a Primera otra vez, será otro paso más pero que nadie se olvide de regar las plantas pequeñas también.

Si los hombres y las mujeres queremos seguir jugando partidos de vida y fútbol juntos, debemos repartir el campo. No puede ser que ellas entrenen en el área pequeña y nosotros en el resto. Lo justo sería medio campo para cada uno. Yo encantado y ellas más.

El autor es técnico deportivo superior