Cine entre hortensias, lavanderías y una escultórica fiebre del oro

Punto de Vista también presentó ayer oficialmente el libro ‘Correspondencias. Cartas como películas’

Viernes, 9 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:02h

pamplona- El Festival Punto de Vista volvió a convocar ayer una multitudinaria rueda de prensa que apenas deja a los realizadores ofrecer un pequeño esbozo de sus trabajos.

Deborah Stratman describió su filme Optimismpartiendo de la “casualidad”, la que le llevó a seguir a su marido, escultor, hasta Dawson City, en el territorio del Yukon, en Canadá. Allí presenció el resurgimiento de la fiebre del oro, un fenómeno que refleja en un corto de 14 minutos entre bailarinas de cancán y esculturas.

Acto seguido departieron ante los medios las directoras de The Washing Society,Lizzie Olesker y Lynne Sachs, quienes apuntaron que el objeto inicial de su filme era retratar el mundo de las lavanderías en Estados Unidos, un trabajo que evolucionó en su proceso creativo para centrarse en las personas que trabajan en estos centros doblando y lavando la ropa para otros, que no dejan de ser “personas al servicio de personas”.

Por su parte, el portugués Jorge Jàcome explicó, respecto a su película Flores, que la misma surgió tras visitar a su padre, militar, en las Islas Azores. Allí se encontró con un peculiar invasión, la de las hortensias, que, introducidas en la isla desde Asia, en el siglo XVIII, han colonizado la isla.

El cineasta indio Ashim Ahluwalia, que presenta en el festivalEvents in a cloud chamber, apuntó que su filme casi podría decirse que nació al compartir una taza de té con Akbar Padamase, uno de los pioneros de la pintura india moderna, y sobre el que gira el filme, teniendo como eje la desaparición de una de las películas que rodó el pintor indio.

Por último, la realizadora alemana Helga Fander desgranó las claves de Configuration in black and white, un compendio de cuatro piezas en blanco y negro, rodadas en Súper8, aunque se verán en 16mm, en las que refleja diferentes situaciones “sin montaje ni postproducción”, ya que la idea de la creadora es que el espectador se deje llevar por “el ritmo, el enfoque” o el propio recorrido de la cámara. Y es que Fander considera que sus filmes son “obras inacabadas, que están en constante evolución”.

Así mismo, la directora alemana también ofreció algunos apuntes sobre las cuatro piezas que se proyectan en la sección Correspondencias. Cuatro filmes, que según apuntó, nunca se habían proyectado en un festival de cine documental, y en los que retrata diferentes momentos vitales “sin sonido;me gusta que solo se oiga el motor de la cámara, es como si el espectador pudiera ver el cine en vivo”.

‘Cartas como películas’Francisco Algarín aprovechó la rueda de prensa de ayer para presentar oficialmente el libro Correspondencias. Cartas como películas, editado por Punto de Vista. - F.F.G.

Últimas Noticias Multimedia