Ikusi makusi

Va por nosotras

Por Alicia Ezker - Viernes, 9 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Laura, Idoia, Bidane, Rakel, Cristina, Silvia, Itzel, Elena, Itxaso, Juana, Ilaski, Nadiesda, Petra, Conchita, Tere, Maitane, Beatriz, Jone, Casilda, Reyes, Uxue, Miren, Eva, Yoli, Maite, Marta, Celia, Asun, María, Belén, Emi, Irati, Patricia, Arantza, Ainara, Olatz, Virginia, Amalia, Edurne, Malú, Lidia, Berta, Nina, Yolanda, Ana, Paula, Lola, Mirentxu, Isabel, Kutxita, Begoña, Rosa, Mari Jose, Sara, Bárbara, Mertxe, Vanesa, Rosana, Osane, Argi, Hilde, Asuni, Bárbara, Itziar, Mariam, Garbiñe, Alicia, Ainhoa, Mariví, Mary, Sagrario, Muskilda, Zuberoa, Natalia, Carolina, Alba, Nuntxi, Cecile, Enma, Leire, Alejandrina, Charo, Blanca, Nieves, Ángela, Karmele, Igone, Kontxi, Ekia, Nekane, Loreto, Lorena, Camino, Andrea, Elisa, Amaia, Leticia, Nerea, Carmiña, Inma, Aitziber, Esther, Tania, Ohiana, Elvira, Josune, Clara, Friederike, Gloria, Lourdes, Sonia... hermana, sobrinas, primas, amigas, madres, cuñadas, tías, compañeras de trabajo, de cursos, de viajes, de risas, de penas, de luchas, de vida... jóvenes, adultas, mayores, niñas... son algunas de las mujeres de mi entorno con las que comparto momentos de mi vida. Pero podrían ser otras, cualquiera de las miles de mujeres que en todo el mundo ayer nos movilizamos, desde donde libremente cada una decidió, para lograr nuestra visibilidad y dar un paso más en la igualdad entre hombres y mujeres. Se nos ha visto, se nos ve y se nos verá. Hemos conseguido llevar a cabo la primera huelga feminista de la historia. Hemos parado para seguir avanzando. El reto no era solo movilizarnos por un día el reto es asumir, y en esto sí que no podemos ir solas, que la igualdad es un camino de todas y de todos en el que no cabe detenernos, en el que hay que seguir exigiendo, recordando, reclamando, que somos mujeres, que estamos aquí, que tenemos los mismos derechos, que los queremos tener en la realidad;que basta ya de discriminación, de brecha salarial, de acoso sexual y laboral, de agresiones sexistas;que hay que romper el techo de cristal, desde la calle, desde la escuela, desde casa, desde el trabajo, desde la política, desde la acción y desde cada una de nosotras y cada uno de ellos, porque sí, no se trata de restar sino de sumar, porque la responsabilidad para lograr la igualdad real no es individual, es social y sociedad somos todos y todas. Va por nosotras.Incluiros hoy conmigo en este rincón es mi aportación para visibilizarnosa todas a través de la palabra.

Últimas Noticias Multimedia