Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Una movilización social

Decenas de miles de personas salieron ayer a las calles en Euskadi para reivindicar la igualdad real
Los paros tuvieron un desigual seguimiento

J. García - Viernes, 9 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Concentración en las calles de Vitoria.

Concentración en las calles de Vitoria. (Foto: Efe)

Galería Noticia

Concentración en las calles de Vitoria.

Bilbao- Ayer fue un día muy difícil para los hombres. Cierto es que la primera huelga feminista de la historia tuvo un desigual seguimiento, pero lo que no cabe duda de que la movilización social fue todo un éxito con miles y miles de mujeres de todas las edades -también había algunos hombres aunque ellas fueron las auténticas protagonistas- que tomaron las calles para decir basta. Más de 50.000 personas gritaron alto y claro en Euskadi, en el Estado y en el mundo que basta de desigualdad, que hombres y mujeres son iguales, además de denunciar el “feminicidio” que supone la violencia machista. Vestidas de negro, en recuerdo a las víctimas de la violencia machista, y con lazos y brazaletes morados que es el color que identifica al movimiento feminista, mujeres jóvenes, mayores y niñas participaron en los centenares de actos que se desarrollaron en Euskadi.

“Esto da un vuelco total a la percepción de cómo vemos la economía del país”, reflexionaba ayer Gladys Giraldo, de la Asamblea de Mujeres de Araba. Y es que, según los sindicatos, los paros de cuatro horas por la mañana y por la tarde dirigidos exclusivamente a las mujeres resultaron un éxito “histórico” con especial incidencia en en sectores como los de la enseñanza, tanto de la red pública como privada, en los comedores escolares, en las residencias de ancianos, la administración pública, el sector de limpieza y en el de las fábricas de conservas. Pero los parso se notaron también el comercio, los medios de comunicación -prácticamente todos los informativos de televisión tuvieron que ser presentados ayer por hombres- o telemarketing. En el conjunto del Estado, los sindicatos CCOO y UGT cifraron en seis millones el número de personas que secundaron la protesta.

La jornada se desarrolló en un ambiente festivo y prácticamente no hubo incidentes y los que hubo fueron anecdóticos. Como en Donostia, donde una veintena de mujeres se desnudaron de cintura para arriba frente a la catedral del Buen Pastor en respuesta a las últimas declaraciones del obispo José Ignacio Munilla sobre el feminismo.

En Gasteiz, destacó la ocupación por parte de una treintena de mujeres “durante una hora” de las oficinas que el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) tiene en el centro de la capital gasteiztarra “para reivindicar la situación laboral de las mujeres, la precariedad e inestabilidad y el trabajo en el hogar que nunca es reconocido”, así como “las bajas pensiones de las viudas”.

Por todo ello no es de extrañar la satisfacción por la respuesta obtenida. La colaboración entre el movimiento feminista, los colectivos sociales y los sindicatos en esta jornada histórica lograron poner el foco en el trabajo no reconocido ni pagado de las mujeres.

“Las mujeres estamos hartas, pedimos un orden laboral diferente tanto en lo público como en lo privados”, reivindicaron, y defendieron la huelga como un modo “de que otros se encargaran” de los cuidados, después “del descuido que han practicado durante muchísimos años”.

Masivas manifestacionesCon esa reflexión como cabecera, y vista la masiva respuesta a los actos convocados por la mañana, el éxito de la manifestación central que recorrieron las capitales vascas en la tarde de ayer estaba asegurado. Y efectivamente, así ocurrió.

En la manifestaciones vespertinas de Bilbao, Vitoria y San Sebastián, miles de mujeres de toda edad y condición social, acompañadas de numerosos hombres, han secundado las manifestaciones más masivas de cuantas se han celebrado en las capitales vascas un 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer.

Esta convocatoria del movimiento feminista ha sido apoyada también por partidos como el PSE-EE, Podemos, Ezker Anitza-IU, y sindicatos como ELA, CCOO, LAB, UGT y otras centrales minoritarias, cuyos dirigentes también han asistido a la marcha aunque en un discreto segundo plano.

En la capital vizcaína, las participantes, en su inmensa mayoría mujeres de todas las edades y condición social, vestidas de negro y con alguna prenda distintiva morada, llenaban la Gran Vía de Bilbao desde casi una hora antes del comienzo de la marcha, armadas con silbatos, carracas, cacerolas y cualquier objeto que pudiese meter ruido.

Colocadas tras una pancarta que abría la marcha con el lema, “Emakumeok planto. Nosotras paramos”, las manifestantes han coreado consignas como “Gora borroka feminista” y “Gora emakumeen borroka” y portado carteles en los que se leía “Ningún techo de cristal nos impedirá llegar alto”, “No a la brecha salarial” y “Desnudo o vestido, este cuerpo es mío y no se toca”.

Los partidos, por su parte, también quiesieron mostrar su sensibilización ante una jornada histórica. Independientemente de que no todas secundaron la huelga en el pleno del Parlamento Vasco, hombres y mujeres se concentraron y mostraron su solidaridad con las mujeres.

El 8-M ya es historia y la pelota está ahora en el tejado de los Gobiernos y de los empresarios. No se pueden mirar hacia otro lado;es hora de sentarse a negociar, de poner encima de la mesa leyes contra la discriminación salarial, leyes contra la discriminación que sufrimos las mujeres en el ámbito laboral y, sobre todo, que ninguna mujer sufra abusos y mucho menos que mueran a manos de sus parejas o exparejas.

Los datos

Paros y servicios mínimos. Los servicios mínimos decretados en sectores como el transporte o centros sanitarios se cumplieron, aunque los sindicatos criticaron que fueron muy elevados. El respaldo a la huelga tuvo un desigual seguimiento

Manifestaciones. Decenas de miles de personas salieron a las calles en Euskadi en una movilización sin precedentes.

La cita

Asia argento “La mayor revolución” Una de las abanderadas del movimiento ‘#MeToo’ describió la jornada como la mayor revolución feminista desde la petición del derecho al voto de las sufragistas.

Últimas Noticias Multimedia