Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
Mar de fondo

El espejismo

Por Xabi Larrañaga - Sábado, 10 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:01h

pues sí, fue una preciosa jornada, y tanto las huelguistas durante la mañana como las manifestantes al anochecer fueron numerosísimas. Unas trabajaron, otras no, y toca subrayar, salvo excepciones, su general civismo. Hasta el más machista deberá aceptar que nunca se ha visto a tanta gente en las plazas y tan escasos incidentes: en eso, es indudable, nos dan mil vueltas. De modo que, si querían reivindicar su condición femenina y denunciar su situación, lo han conseguido. Y el Día de la Mujer es para eso.

Ahora bien, en el cóctel se colaron ingredientes que provocan una ebriedad tan efímera como resacosa. Quien de un modo partidista o utópico trata de convertir el 8-M en 15-M debería recordar que la famosa calle, el manido pueblo, se compone tanto de esa muchedumbre que ocupa las portadas como de esa otra que no las ocupa, y que las urnas no suelen coincidir con los megáfonos. Lo digo para que de nuevo no nos engorilemos, con perdón, y la caída sea muy dura. La derecha grita poco y vota a saco. No pasarán, y va y pasan.

También se debería saber que el hecho de ser feminista no implica tener una opinión uniforme sobre el capitalismo, la inmigración, la religión, el Gobierno y, si me apuran, el horario de los manteros. Como ha sucedido con otras luchas justas -ay, el euskera-, se corre el riesgo de que la mezcla sectaria agríe el brebaje y aleje a la clientela. La realidad es que muchas mujeres han hecho huelga y muchísimas se han movilizado por sus derechos. El espejismo es concluir que la cosa ha ido, y con éxito, de combatir el neoliberalismo, abolir las fronteras y, ya puestos, derrotar a Rajoy. Y un huevo.

Herramientas de Contenido