Mesa de Redacción

Un tecnócrata con malas ideas

Por Joseba Santamaria - Sábado, 10 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Tengo la sensación de que Rajoy ha aprovechado que el debate social, político y mediático está centrado desde hace días en la movilización de las mujeres de este 8 de marzo para colarnos la lechuga del nombramiento del nuevo ministro de Economía por la puerta de atrás. Leo en la prensa de Madrid que Román Escolano llega al Gobierno con la maleta de tecnócrata y recuerdo que hace ya muchos años un político de la vieja escuela me advirtió, creo que era a raíz de algún nombramiento en aquellos gobiernos de González, que mejor “guardémonos de los tecnócratas, a la política le hace falta políticos”. Y ese viejo recuerdo ya me ha dado un primer motivo de desconfianza. Leo también que Escolano, hasta ahora vicepresidente del Banco Europeo de Inversiones -a ese cargo siempre se llega desde la alta burocracia neocapitalista-, fue asesor de Aznar y ha formado parte de la fundación conservadora Faes, laboratorio de las ideas neoliberales extremistas en lo económico, de posiciones reaccionarias en lo social y de impulsos recentralizadores en lo político. Aznar y ese bagaje de ideas me alimentan aún más la desconfianza. Y como colofón, del nuevo ministro de Economía dicen que llega apadrinado por Manuel Pizarro, actual marido de Yolanda Barcina, y que además es un firme defensor de las políticas de austeridad, políticas que, más allá de eufemismos, han supuesto el derrumbe de buena parte de las clases medias, la precarización laboral, la pérdida de servicios públicos y un empobrecimiento generalizado de la sociedad. Y ya pienso que con los ministros de Economía ocurre lo mismo que con los ministros de Interior, que el nuevo siempre acaba haciendo mejor al anterior. Un tecnócrata con ideas, malas, pero ideas.