Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
insta a designar a otro candidato

El juez cierra el paso a Sànchez pese a que conserva sus derechos políticos

Llarena aduce riesgo de “reiteración delictiva”, algo que no aprecia en otros diputados de JxCat

Javier Núñez - Sábado, 10 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Jordi Sànchez, en un acto por la independencia celebrado en Vic.

Jordi Sànchez, en una imagen de archivo. (EFE)

Galería Noticia

  • Jordi Sànchez, en un acto por la independencia celebrado en Vic.

pamplona- Ni siquiera ha esperado al lunes como apuntaban todos los indicios. El juez de Tribunal Supremo Pablo Llarena denegó ayer a Jordi Sànchez el permiso para acudir al pleno del Parlament catalán convocado para ese día, en el que el orden del día es la investidura del número dos de Junts per Catalunya (JxCat) como presidente de la Generalitat. Llarena, además, rechaza también que Sánchez, que salga en libertad e insta al grupo parlamentario de JxCat a que proponga otro candidato sin los riesgos para delinquir que aprecia en el expresidente de la ANC.

En un auto, que coincide en líneas generales con los argumentos defendidos por el fiscal, el magistrado basa su decisión en el riesgo de reiteración delictiva, como ya había hecho en escritos anteriores. Así, Llarena se refiere en su escrito a la reciente integración de Sànchez, que conserva sus derechos políticos, en una candidatura electoral “que se ha opuesto, expresa y permanentemente, a abordar cualquier gestión política que no sea la de implementar la república que declararon”.

La defensa de Sànchez había puesto como precedente el permiso de salida concedido en su día a Juan Carlos Yoldi, preso acusado de pertenencia a ETA, para acudir al Parlamento Vasco para defender en persona su investidura como lehendakari. Llarena parte de la base de que se trata de delitos distintos, y dice que en el caso de Yoldi el permiso solo podía afectar a un eventual riesgo de fuga, por lo que se adoptaron las pertinentes medidas de seguridad en el traslado del preso a la Cámara de Gasteiz. Sin embargo, en el caso de Sànchez el juez señala que la prisión provisional no obedece a razones de orden público, sino al riesgo de reiteración delictiva.

riesgoSegún el auto, este riesgo se favorecería si se le dejara salir, a la vista de “que la actividad delictiva que se investiga se desplegó -precisamente- desde actuaciones legislativas y ejecutivas claramente ilegales, desatendiendo de manera flagrante los controles constitucionales (...) y en aplicación de una táctica que no ha sido excluida y sigue respaldándose de presente”.

Asimismo, el juez Llarena, y en la misma línea de sus últimos autos, destaca que es “intolerable, social y jurídicamente, que pueda alcanzarse la secesión (de Catalunya) desde vías de hecho que, sin soporte constitucional y legal, rompen inexorablemente la convivencia social, familiar y personal de todos y cada uno de los miembros de la comunidad”. Además, y en la línea mantenida por la bancada constitucionalista del Parlament, Llarena plantea una solución, que JxCat tire de banquillo y proponga otro candidato en el que, a diferencia de Jordi Sànchez, no se aprecien riesgos para delinquir. En su escrito, el magistrado del Tribunal Supremo entiende que la negativa a poner en libertad a Sànchez para asistir a su investidura no conculca los derechos de sus electores por varios motivos. Primero, porque afecta a un candidato en quien al iniciarse el proceso electoral ya concurría la privación de libertad que condiciona hoy su representación, pero también porque “se trata de un candidato que no ofrecía para sus electores el liderazgo que ahora reclama”.

De este modo, y sin mencionar otros nombres, el juez del alto tribunal recuerda que la candidatura de JxCat “presenta otros integrantes, todos ellos con el mismo número de electores, en los que no se aprecian los riesgos colectivos que tratan de conjurarse”.

Además, en el auto Llarena deja claro que la decisión de no ponerle en libertad “no priva a Sànchez de que pueda participar en las decisiones parlamentarias mediante la delegación de su voto”.

Herramientas de Contenido