La semana

Para qué una manifestación

por F. Pérez-nievas - Sábado, 10 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Galería Noticia

la ventana de hoy va dirigida a quienes que se vean aquí retratados o retratadas. A quienes tienen miedo a volver a casa solas;a quienes se sobresaltan cuando oyen pisadas a su espalda;a los que se aprovechan de su fuerza y de la masa para acariciar a una mujer en mitad de un bar;a las que no se ponen minifalda por miedo a las miradas;a quienes impiden a su hija o pareja que vista como quiere;a las que ceden ante las exigencias de su pareja y dejan de vestir como quieren;a las que deben llevar minifalda para conseguir un trabajo;a quienes se sienten desnudas cuando les miran por la calle;a quienes su fuerza mental no alcanza para escuchar un NO;a quienes no creen en la felicidad de su pareja;a las presentadoras que llevan ropa ceñida por exigencia de la empresa;a los hombres que permiten que sus compañeras lleven ropa ceñida por exigencias de la empresa;a las que sus jefes les chillan por el hecho de ser mujer;a aquellas que se ven obligadas a cuidar, limpiar la casa y hacer la comida por su condición sexual;a las que les han amputado un pecho;a las que se sienten menos mujer por tener un pecho único;a quienes creen que cocinar y lavar es denigrante para el hombre;a las mujeres que dan por supuesto que deben realizar ciertas tareas;a las que creen que el feminismo es un movimiento de algunos partidos;a las que hacen feminismo en silencio;a las hijas que desconocen la lucha de sus madres para conseguir lo que hoy tienen;a las que son insultadas en colegios por tener muchas relaciones;a las mujeres que tienen que soportar que un les griten “¡eh, rubia!” para referirse a ellas;a los que ven una relación como un sistema de esclavismo;a quienes han sufrido y sufren malos tratos y no lo saben;a quienes son tan débiles que se sienten fuertes al maltratar a otra persona;a quienes en la República trataron de abrir una brecha de liberación;a quienes han de sufrir condescendencia por reclamar igualdad;a quienes no saben por qué hubo que movilizarse el 8M;a nuestras madres que entregaron su vida sacrificando quizás un futuro alternativo;a los padres que quieren para sus hijas un futuro más abierto y libre que el que conocieron y a quienes ejercimos el machismo sin saberlo... A todos y a todas. La histórica manifestación del 8M en Tudela va por ellas y por ellos. Nunca es tarde para cambiar y ya no hay vuelta atrás, todo depende de no parar y dar pequeños pasos diarios.

Últimas Noticias Multimedia