PSN impone unas nuevas piscinas para reformar el polideportivo

Condiciona así su apoyo ante el incremento en el coste de las obras del pabellón, que ascenderá finalmente a un millón de euros

Fermín Pérez-Nievas - Sábado, 10 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Gimeno (PSN), Larrarte (I-E) y López (TP) en rueda de prensa, con los otros ediles de pie.

Gimeno (PSN), Larrarte (I-E) y López (TP) en rueda de prensa, con los otros ediles de pie. (Fermín Pérez-Nievas)

Galería Noticia

Gimeno (PSN), Larrarte (I-E) y López (TP) en rueda de prensa, con los otros ediles de pie.

“El PSN no ha sido oportunista políticamente, ha sido leal” “Los técnicos proponen mejoras y sobre esas el equipo de gobierno decide” “Nos han elegido para solucionar problemas y ahí cabe la negociación”

Tudela- El PSN ha impuesto a sus socios de gobierno (I-E y Tudela Puede) la construcción de unas nuevas piscinas de verano en el entorno del Barrio de Lourdes (todo indica que en Clara Campoamor) para votar a favor del nuevo presupuesto para la reforma del polideportivo Ciudad de Tudela y llevar a cabo los cambios que exige al Aspil la LNFS. Así lo afirmó ayer con rotundidad el edil socialista Carlos Gimeno, que aseveró que “si no hubieran aceptado las piscinas no habría polideportivo”. Junto a esta exigencia (que condiciona no sólo los presupuestos de este año para sacar a concurso el proyecto sino también los de 2019 en los que se acometerán las obras), los socialistas han impuesto a I-E y Podemos (socios del cuatripartito) llevar una enmienda conjunta al Parlamento para que el Gobierno financie parte de esas piscinas en 2019. Como última condición para aprobar las cuentas de Tudela de 2018 han exigido una acreditación por escrito del presidente de la LNFS de que acepta los cambios en el proyecto “porque solo tenemos la palabra del alcalde que ha hablado con Javier Lozano”.

De esta forma, los socialistas afirmaron que quieren “influir y hacer valer nuestro peso en el Ayuntamiento de Tudela”, algo que sus socios ven “con naturalidad” y dentro de “una negociación”, concluyendo el alcalde que “lo que hemos hecho ha sido adelantar el debate presupuestario de 2019”. La duda que queda es si se pueden mantener unas nuevas piscinas de verano (que figuraban en el programa socialista y que según un informe son una prioridad para Tudela) o implica cerrar otras instalaciones, cabiendo la posibilidad de caer en un gasto inasumible como sucedió con otros proyectos al Ayuntamiento que presidía Luis Casado.

El hecho es que en una semana el equipo de gobierno ha tenido que decidir, bajo la amenaza del PSN, sobre construir unas nuevas piscinas si quiere reformar un polideportivo para cumplir unas condiciones que ya tenía que haber acometido UPN y evitar que el máximo exponente del deporte tudelano no pierda la categoría. Gimeno aseveró que “el PSN no ha sido oportunista políticamente, ha sido leal. El equipo de gobierno trabajaba en una dirección que no le agradaba. Primero 400.000 euros era algo desmedido, no digo nada cuando se dijo 8000.000... ¡Pero si son 1,5 millones no estamos por la labor! Lo que hacemos es apostar por Tudela”.

las obrasLa rueda de prensa que ofrecieron ayer los socios del tripartito pretendía tranquilizar y afirmar que Tudela va a contar con un pabellón que cumplirá con las condiciones de la Liga y que costará “en torno al millón de euros”, más que el último presupuesto pero menos que los 1,5 millones a los que se había disparado. Pero el anuncio del PSN acabó eclipsando la noticia de las obras en el pabellón.

El concejal de Urbanismo, Daniel López, explicó que esos 1,5 millones “son cifras que se dan de un proyecto que aún no se ha cerrado. Quienes hacen el proyecto proponen cosas y es tarea del equipo de gobierno aceptarlas o no”, por lo que indicaron que no se acometerá la insonorización y aislamiento térmico de la cubierta y la gradas se quedarán en algo menos de mil personas ya que de ser más implica una serie de medidas de seguridad que incrementan el coste. “Cumple con los requerimientos que exige la Liga -aseguró Larrarte- en los contactos que hemos tenido con ellos, a expensas de una confirmación escrita, hemos ido informando de todos los cambios del proyecto y estaban de acuerdo”.

El alcalde indicó que aunque han tenido encuentros con el Gobierno para pedir ayudas extraordinarias para esta instalación “nos han trasladado que no ha y líneas de financiación abiertas para instalaciones deportivas. También que no es posible usar los 215 millones del convenio, existen limitaciones por la regla de gasto”. Cuando Larrarte recordó que el Navarra Arena costó 60 millones y que estaba sin usar, Gimeno atacó a sus socios de gobierno, “nadie se opuso a hacerlo, I-E se abstuvo, Podemos no existía pero hubiese votado como Bildu que es lo que hace siempre, abstención. Nadie se opuso”.

De esta forma, en cuanto tengan el proyecto definitivo saldrán a concurso las obras cuyo coste “rondará el millón de euros” y se acometerá en 3 ó 4 meses. Aún así no saben si cumplirán el plazo de terminar en septiembre por lo que están negociando con la Liga jugar los primeros partidos de casa en otro pabellón. De esa cantidad Tudela recibirá unos 385.000 euros en ayudas por lo que deberá pagar sobre 800.000 euros que procederán de créditos y de parte del superávit del año pasado.

Últimas Noticias Multimedia