El Cirbonero trunca la racha del Pamplona

igualdad reparto de puntos entre dos rivales directo tras un choque intenso y disputado

Domingo, 11 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Pamplona 1

Cirbonero 1

PAMPLONA Orrio, Gamarra, Ayestarán, Bueno, Ezpeñeta, Ioritz, Éder, Pedreoño, Beñat (Echeverría, min.86), Amadoz (López, min.55), Sergio (Zapata, min.74).

CIRBONERO Alberto, Celihueta, Mario, Noel, Isi, Erviti, Revilla (Martínez, min.80), Garbayo, Alayeto (Arellano, min.70), Sagüés (Jiménez, min.90), Anguas.

Goles 0-1, min.17: Alayeto. 1-1, min.61: Éder.

Árbitro Igor Garcés Bargada. Amonestó a los locales Esteban Ezpeleta y Beñat, y al visitante Isi.

Estadio Beitikuntzea.

LIZASOáIN- El Cirbonero logró arañar un valioso empatede su visita a Beitikuntzea en un partido que se antojaba vital para las aspiraciones de ambos conjuntos de cara a la lucha por las plazas de fase de ascenso a Segunda División B.

Los visitantes, mejor asentados en el terreno de juego desde el comienzo del choque, optaron por ser protagonistas desde los primeros minutos, priorizando el trato del balón y realizando una alta presión que dificultó la salida por abajo de los de Unai Jaúregui. A raíz de este dominio, y tras una buena recuperación en campo rival, Alayeto aprovechó un centro medido de Sagüés desde la izquierda para anotar el primer tanto del partido.

El panorama cambió radicalmente en el segundo tiempo. Unai Jáuregui situó a Ioritz cerca del área, y a Pedreño en el pivote, para aprovechar el poderío físico en la recuperación y en el juego aéreo del primero, y buscar un mayor dinamismo con el esférico en el carril central con el segundo. Fruto de este cambio táctico, y tras un robo cerca del área ribera, Ioritz colocó un preciso centro sobre Éder para que el extremo local anotase el empate definitivo. Pudo el Pamplona levarse los tres puntos, pero la fortuna no acompañó a los franjuverdes en los últimos metros. - Isaac Luna