La artista Vittoria Drago exhibe sus colores en el Hotel Maisonnave

La exposición, enmarcada dentro del ciclo de Arte Nuevo, se podrá visitar hasta el próximo día 27 de marzo

Domingo, 11 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:02h

La artista posa ante una de sus obras.

La artista posa ante una de sus obras. (Foto: cedida)

Galería Noticia

La artista posa ante una de sus obras.

pamplona- El hotel Maisonnave acoge desde hace unos días la exposición de la artista italiana Vittoria Drago, artista nacida en Bergamo y que desarrolla su trabajo a caballo entre Italia y España. Ambos países han inspirado su amor por los colores audaces, la luz y el printmaking.

En opinión de Mikel Belascoain, artista y creador del ciclo, se trata de una artista que “encaja a la perfección dentro de nuestra filosofía en Arte Nuevo”. Su obra es “emocional, vitalista, la ejecuta con una técnica exquisita y nace desde la voluntad de ser accesible a los ojos de las personas, entregando colorido desde una reflexión profunda”. La polifacética artista italiana es una creadora “fresca y experimentadora” que presenta una obra “de una belleza muy personal que logra cubrir todo el espectro desde la profundidad del pensamiento hasta la superficie”.

En los últimos 10 años se ha formado en los talleres de grabado KAUS a Urbino (Italia) y en las imprentas de Giorgio Upiglio y la 74/b en Milan. Trabaja las técnicas de grabado en relieve con las que ama experimentar. Xilografia, lineografia, impresión a mano o con prensa de bloques, formas geométricas y silhouttes. “Ama en el sentido más real el hecho de ensuciarse las manos, de tener un contacto directo y visceral con los materiales, proponiendo una personal interpretación de las técnicas y creando monoprints de gran formato en papel o tela”, indica Belascoain. Y añade: “Su obra centra su atención en las relaciones de las formas, de los colores y sus combinaciones;indaga el confín entre abstracción y decoración. Entre interioridad y exterioridad. Y está estrechamente relacionada a su naturaleza polar donde coexisten armonía y tormentas, movimiento y estaticidad”. En definitiva, Drago exhibe “un juego de formas y colores que se organizan en busca de un equilibrio aparentemente indispensable y necesario desde un punto de vista fisiológico y psicológico. Un proceso de creación catártico canalizador de sentimientos y emociones”. - D.N.

Más sobre Cultura

ir a Cultura »