Garbiñe Ortega | directora del festival punto de vista

“Tengo ganas de empezar a tramar el festival del año que viene”

Ana Oliveira Lizarribar - Domingo, 11 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Garbiñe Ortega, directora del Festival.

Garbiñe Ortega, directora del Festival. (Javier Bergasa)

Galería Noticia

Garbiñe Ortega, directora del Festival.

Pamplona- ¿Está todavía en pie?

-Sí, sí, no sé ni cómo, pero sí (ríe).

¿Qué le pide el cuerpo hacer la semana que viene?

-Pues... Además de dormir, empezar a pensar en la siguiente edición, por muy extraño que suene. Han pasado cosas tan bonitas... Encuentros entre artistas, mucho público nuevo no solo de la ciudad, sino de otras partes del mundo... Y ya tengo ganas de empezar a tramar el año que viene.

Seguro que lo suponía, ¿pero imaginaba que llevar la batuta del festival iba a ser tan intenso?

-Sabía que iba a ser muy intenso, pero lo he disfrutado mucho. Pensaba que iba a estar más de apagafuegos, pero afortunadamente tengo un gran equipo, se ha hecho un buen trabajo previo y hemos podido disfrutarlo. Los festivales son estresantes, hay mucho trabajo, se meten muchas horas, pero parece que desde fuera se ha sentido que todo fluía muy bien.

¿Qué opiniones le han ido llegando?

-Estoy bastante emocionada con el feedback que hemos recibido de amigos y profesionales, desde los miembros del jurado hasta colegas de profesión que han venido y que, evidentemente, son espectadores críticos. Es gente que está acostumbrada a estar en muchos sitios y lo que nos llega es que, más allá de que hayan podido ver muchas películas, el festival les ha tocado. Esa idea de comunidad se ha sentido fuertemente. Por ejemplo, Paolo Moretti, el director de la Quincena de Cannes, se despedía ayer (por el viernes) diciéndome que le había reconectado con algo muy profundo y le había devuelto una esperanza. Es muy bonito recibir ese tipo de sentir, es a lo máximo a lo que puedes aspirar.

Una de las novedades de este año era, ya lo ha mencionado, esa apuesta por cruzar lenguajes artísticos. ¿Cómo ha resultado?

-Sí, ha sido maravilloso ver performances llenas de gente de artes plásticas con gente de artes escénicas, todos conviviendo en la misma sala. Ese era uno de mis grandes objetivos. Este tipo de cruces siempre son difíciles de comunicar y han funcionado muy bien. Ayer (por el viernes) la sala donde se proyectaba la sesión de Sistiaga estaba llena;y sé que a la proyección de hoy (por ayer) de su documental de los Encuentros del 72 va a venir mucha gente. Sí que se ha producido un cruce real.

Ha venido, en efecto, mucha gente de fuera, ¿pero cómo ha sido la conexión con la ciudad?

-Los han venido siempre a Punto de Vista han estado aquí. Y sé que las nuevas líneas de trabajo que hemos abierto, como los laboratorios, también han atraído a mucha gente de la ciudad. Por ejemplo, hoy (por ayer) se va a estrenar la película que se ha producido durante dos semanas, el Planetario el otro día estaba lleno de niños y de familias... Es difícil hacer una valoración ahora, necesitamos distancia, pero puedo decir con mucha alegría que las salas estaban llenas y en algunas ocasiones de públicos que no son cinéfilos. Desde la película inaugural, a la que asistieron monjas, hasta la proyección de Young &Beautiful, que estaba llena de jóvenes que hasta este año no se habían acercado por Punto de Vista.

¿Una idea, o media, de lo que va a ser el año que viene?

-Más que cambiar nada, hay que seguir afianzando las líneas de trabajo. No concibo los festivales como algo que explota un año y al año siguiente toca un espectáculo de fuegos artificiales diferente, confío mucho en la constancia de ciertas líneas que están muy pensadas y que tienen que encontrar su espacio y afianzarse. Por lo tanto, seguiremos trabajando para hacer crecer el programa educativo, para consolidar esas conexiones entre artistas o para colaborar con comunidades locales de estudiantes.