La Cruz de Lampedusa y la Javierada

Joseba Amenedo y Goio González - Domingo, 11 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:02h

La Cruz de las náufragas y náufragos de Lampedusa, bendecida por el papa Francisco, acaba de cruzar Navarra con motivo de la Javierada, llevando un mensaje de “solidaridad y paz” como anunció el papa Francisco durante su bendición.

Tras su benedícite y a fe de construir un mundo que no sea cómplice de la globalización de la indiferencia, el pontífice ordenó “llevarla por todas partes”, con la excepción, quizás por distracción, del Monasterio de la Oliva, sito en las Bardenas, congozante de la Junta del mismo nombre.

Sus 26 monjes tienen un voto en dicha junta, el mismo que Tudela con sus 35.000 habitantes, y su voto siempre ha sido favorable al contrato con el Ministerio de Defensa que les reporta actualmente la cantidad de 190.000 euros anuales a cambio de arrojar bombas, cantidad que a partir del próximo año, si Dios no lo remedia, se duplicará como panes y peces.

Parece que estos monjes han elegido formar parte de la comunidad judía de los fariseos y vender su alma al Dios dinero, a cambio de apoyar un convenio que utiliza el Parque Natural de las Bardenas para preparar las guerras que hicieron como realidad la Cruz de Lampedusa.

Esperemos que esta segunda Javierada que se ha celebrado este fin de semana no eluda pasar por el Templo de Jerusalén para expulsar a los mercaderes.