El crepúsculo de los dioses

Por Jorge Nagore - Domingo, 11 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 09:23h

La vida es muy cruel, no respeta a nada ni a nadie. En cuanto te despistas un poco te pasa por encima y te deja en un rincón lejos de la magia y la luz de un estrellato que habías protagonizado o que al menos habías tocado con la punta de los dedos. Piensen en poner en valor. Poner en valor no es una persona como usted o como yo, ni una mascota o una planta herbácea siquiera, pero es una expresión. Las expresiones tendrán sus sentimientos también, es de suponer. Yo me las suelo imaginar escritas en carteles como los que luego se sacan a las manifestaciones, con cartulinas blancas clavadas en palos y las expresiones pintadas con letras negras gruesas y hermosas, erguidas, contentas, satisfechas de ser protagonistas y de sentirse observadas y valoradas. ¿Dónde van las expresiones que caen en desuso, víctimas de la velocidad de los creadores de tendencias lingüísticas y de las modas idiotas? ¿Hay un cementerio común al que van con otras palabras que ya no se utilizan o las palabras individuales tienen su lugar propio? No sé, pero estoy viendo a Poner en valor deambulando por las calles traseras de las grandes avenidas donde hasta hace bien poco desfilaba en boca de todos y todas, que ahora solo tienen ojitos para Visibilizar. Visibilizar es la nueva estrella del rock, no hay persona humana bípeda que no la haya utilizado una media de dos veces diarias en el último mes. Hace poco vi a dos chavales discutiendo por el balón en el patio del colegio y uno le decía a otro ¡Vas a ver que te visibilizo una hostia! Cosa que hizo, por otra parte, el otro, mientras el repelente hablaba. ¿Qué asuntos o temas o problemáticas nos serán visibilizados de aquí a unos meses? ¡Ja!, a saber, esto es un continuo jolgorio. Solo sé que estoy viendo a Poner en Valor y a Visibilizar agarradas de los palos del cartel caminando solas en la oscuridad mientras la multitud jalea a otra.