Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

“No había visto llover así en 28 años”

La voluntaria Elena Acaz (Asvona) reconoció que ayer fue una de las jornadas “más duras” que recuerda en la Javierada

Domingo, 11 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Elena Acaz sirve café a uno de los peregrinos que acudió ayer a Javier.

Elena Acaz sirve café a uno de los peregrinos que acudió ayer a Javier. (PATXI CASCANTE)

Galería Noticia

Elena Acaz sirve café a uno de los peregrinos que acudió ayer a Javier.

PAMPLONA- “Llevamos 28 años con este puesto de avituallamiento en la Venta de Judas y nunca había llovida tanto como lo ha hecho hoy (por ayer)”, comentó Elena Acaz, presidenta de Asociación de Voluntarios de Navarra (Asvona). Y es que las condiciones meteorológicas de ayer también afectaron a quienes ponen su granito de arena para que los miles de peregrinos que acuden a Javier tengan un camino lo más satisfactorio posible.

Como cada año desde hace 28, Asvona se afinca en la Venta de Judas para ofrecer alimento y asistencia sanitaria a quienes se dirigen a Javier. Sin embargo, el día de ayer hubo una serie de imprevistos. “Nos hemos quedado sin la carpa que solemos tener. Los bomberos nos dejan todos los años un hospital de campaña, pero cuando venían se les ha soltado el enganche y se ha caído por un terraplén, y no la hemos podido poner”, lamentó la presidenta de Asvona.

Al quedarse sin carpa, Elena y el resto de voluntarios tuvieron que hacer frente a la lluvia tan solo con chubasqueros, abrigos y capuchas.

“Ha habido veces que ha nevado o ha llovido un poco, pero no con esta intensidad”, aseguró, y comentaba que los peregrinos llegaban con ganas de algo caliente. “Todos piden café o caldo, pero no se paran aquí, sino que siguen el camino a Javier por la lluvia. Está siendo bastante caos”, dijo.

Pese a las malas condiciones que les rodeaban, Elena y sus compañeros ayudaron y sirvieron a los caminantes con una sonrisa y con muy buen humor. Y eso que llevaban al pié del cañón desde las ocho de la mañana y aguantaron hasta pasadas las tres del mediodía. Durante este periodo, Asvona avitualló a los peregrinos con comida y bebida de manera gratuita. “Tan solo ponemos un castillo para que el que quiera deje la voluntad”, relató. - U.Y.

etiquetas: 2018, años, javierada, llover