AIZKOra | un desafío que hace historia

Txapartegi gana a Mindegia ¡por solo seis centésimas!

AIZKORA | El veterano de Aizarna supera a Mindegia en Doneztebe en un desafío que hace historia

Lander Santamaría / Juan Mari Ondikol - Lunes, 12 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Los dos deportistas, en pleno esfuerzo.

Los dos deportistas, en pleno esfuerzo. (Ondikol)

Galería Noticia

Los dos deportistas, en pleno esfuerzo.Saludo tras el desafío entre Txapartegi (izquierda) y Mindegia.

doneztebe- El veterano aizkolari Luis María Txapartegi Gurrutxaga, Txapartegi, se impuso ayer a Mieltxo Mindegia Mutuberria, Mindegia, por ¡seis centésimas! en el sensacional desafío que ambos protagonizaron en el Frontón Ezkurra de Doneztebe, ante un público enfervorizado y totalmente entregado a la fenomenal demostración de aizkolarismo. Txapartegi, de Aizarna (Gipuzkoa), de 48 años, paró el cronómetro en 42 minutos 50 segundos y 54 centésimas y su rival de Zubieta lo hizo en 42 minutos, 50 segundos y 60 centésimas, en un final no apto para cardíacos.

La apuesta se concertó en noviembre en el Bar Kantabriko de Tolosa, el histórico establecimiento y el más popular de Euskal Herria en todo tipo de desafíos de herri kirolak. El trabajo, ocho kanaerdikos (54 pulgadas), cuatro ontzakos (60 pulgadas) y dos oinbikos (72 pulgadas), los primeros aportados por Mindegia y el resto por Txapartegi. La pelea fue igualadísima, acompañada del griterío y las ovaciones de los aproximadamente 600 espectadores, y al último tronco, de 54 pulgadas, se llegó con 19 segundos de ventaja de Mindegía (40:24 por 40:43) pero lo que hizo el guipuzcoano fue impresionante.

En un alarde de corazón y fuerza, Txapartegi cortó su tronco en 2 minutos y 7 segundos mientras Mindegia lo hacía en 2 minutos y 27, con las centésimas rascadas a favor del guipuzcoano, en un si no lo veo no lo creo que no supone ni medio hachazo. “Si una apuesta como esta no hace afición no habrá ninguna que lo haga”, manifestó expresivamente Angel Mari Telletxea, experto cronometrador de Elizondo tan asombrado como todos los que tuvieron la fortuna de presenciar una prueba semejante. Le secundó en su labor Oskar Barber, tan sorprendido como su compañero.

Txapartegi tuvo de ayudantes a José Mari Esnaola y José Miguel Peñagarikano, y como enseñadores de Mindegia trabajaron su padre, el campeonísimo Mikel Mindegia, y Lorentxo Apezetxea. Después del asombroso espectáculo, se valoraba la posibilidad de revancha con idéntico trabajo, lo que además de interesante parece hasta obligado.