Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Las enfermedades de transmisión sexual son las que más aumentaron en 2017

Salud prevé realizar durante este año una campaña de prevención de estas patologías
Navarra registró 34 casos de sarampión y 408 de parotiditis el ejercicio pasado, según Salud Pública

M. Pérez / Unai Beroiz - Lunes, 12 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Una persona, con un preservativo en el bolsillo de su pantalón.

Una persona, con un preservativo en el bolsillo de su pantalón. (Unai Beroiz)

Galería Noticia

Una persona, con un preservativo en el bolsillo de su pantalón.

PAMPLONA- Las enfermedades de transmisión sexual fueron las que más crecieron el año pasado, según recoge el último boletín del Instituto de Salud Pública y Laboral de Navarra. Así, en 2017 se notificaron 108 casos de infección gonocócica, un 44,5% más que en el ejercicio anterior, y 53 casos de sífilis, más del doble de la cifra registrada en el año 2016 (24). Ante esta situación, este año Salud Pública tiene previsto realizar una campaña de prevención de las enfermedades de transmisión sexual. Una iniciativa en la que, como indican, se incluirán acciones dirigidas a hombres que tienen sexo con hombres, puesto que “una elevada proporción de los casos” registrados de las dos patologías anteriormente citadas afectan a este colectivo.

El informe de vigilancia epidemiológica de las enfermedades de declaración obligatoria también señala, en relación con la infección gonocócica, que el 81% de los afectados fueron varones, lo cual suele ser habitual ya que en mujeres la gonocócica cursa frecuentemente de forma subclínica, así como que el 56,5% tenía menos de 30 años. Por otro lado, de los 53 casos de sífilis, el 91% ocurrieron en hombres. En este sentido, Salud indica que “una elevada proporción de los casos de infección gonocócica y sífilis corresponden a hombres que tienen sexo con hombres”.

Asimismo, las infecciones por Chlamydia tracomatis sufrieron un fuerte incremento en 2017 hasta alcanzar 249 casos confirmados. Además, se ratificaron tres casos de linfogranuloma venéreo.

En cuanto al Sida, el pasado año se diagnosticaron 5 casos nuevos en la Comunidad Foral, cifra menor que la de años anteriores. Tres de estos casos no habían sido diagnosticados previamente de infección por el VIH, lo que evidencia “el diagnóstico tardío de la infección y demuestra la existencia de una bolsa de personas infectadas que no se están beneficiando de los tratamientos antirretrovirales por no estar diagnosticadas”, sostiene el informe.

causas de este repunteRespecto a las causas de por qué se produce este aumento de las enfermedades de transmisión sexual, desde el Instituto de Salud Pública explican que “uno de los factores más importante es que se ha relajado el uso de medidas preventivas y de protección de embarazos no deseados e ITS (infecciones de transmisión sexual) como el uso del preservativo”. En este sentido, apuntan que el Ministerio de Sanidad dejó de hacer las campañas que llevaba a cabo en medios de comunicación, como aquella dePóntelo, pónselo, y tampoco se han desarrollado en Navarra iniciativas como ésta en las últimas legislaturas, ni “programas homogéneos y generalizados de educación sexual en los centros escolares dirigidos especialmente a la población adolescente”.

Asimismo, indican que “es indudable una mayor existencia de relaciones sexuales sin protección, especialmente en algunos colectivos, como los hombres que tienen sexo con hombres”. Finalmente, mencionan que se “da una baja cobertura de medidas preventivas ofertadas por la administración sanitaria, como la vacunación de hepatitis A”. No obstante, durante el año 2018 Salud Pública tiene previsto realizar una campaña de prevención de este tipo de enfermedades con el fin de revertir esta tendencia.

las gastroenteritis suben un 11%Por otro lado, las gastroenteritis agudas, con 13.367 casos (2,08 por 100 habitantes), fueron los procesos infecciosos más frecuentes en la población navarra durante 2017, seguidos de las enfermedades respiratorias. En este último grupo, en la temporada 2016-2017 hubo 12.369 casos de gripe.

Las gastroenteritis agudas, que aumentaron un 11,6% respecto al año anterior, presentaron una estacionalidad con la mayor incidencia en otoño y menor incidencia en verano, lo que sugiere una etiología predominantemente viral y relacionada con el retorno a las clases después del verano. De hecho, el 7,8% de los menores de 5 años consultaron por gastroenteritis aguda a lo largo de 2017.

De otras enfermedades de transmisión hídrica o alimentaria, cabe destacar que se diagnosticaron un caso de cólera y otro de fiebre tifoidea importados de India y Pakistán, respectivamente.

Por lo que se refiere a las enfermedades de transmisión respiratoria, la temporada gripal 2016-2017 se caracterizó por la circulación del virus A (H3N2). Aunque la frecuencia global de la enfermedad no fue muy alta, tuvo un elevado número de ingresos hospitalarios (526) y 35 fallecidos. Además, se notificaron 26 casos de legionelosis confirmados por detección de antígeno en orina (4,04 por 100.000 habitantes).

Hubo, asimismo, 31 casos de tuberculosis respiratoria y 10 casos en otras localizaciones. El 33% de los casos se consideraron importados y el 46% se diagnosticaron en personas nacidas fuera del Estado. Ninguno de los afectados tenía coinfección por el VIH.

enfermedades inmunopreveniblesEn la Comunidad Foral se confirmaron 34 casos de sarampión y “la mayor parte -como explican- correspondieron a un brote que se inició a partir de un caso importado”. No obstante, según recoge el informe, no se había observado en Navarra transmisión local de esta enfermedad desde el año 2012, por lo que desde Salud Pública consideran que “se están haciendo bien las cosas”.

En este sentido, exponen que la principal medida de prevención “es la vacunación con triple vírica (sarampión-rubéola-parotiditis) y en Navarra tenemos unas altas coberturas de vacunación, superiores al 95%. El problema radica en que el 100% de la población no está inmunizada y que la eficacia de la vacuna no es total aunque es superior al 95%”. De este modo, prosiguen, “siempre que tengamos población susceptible a la enfermedad (no inmune) si se introduce un caso importado en esa población puede ocurrir un brote de sarampión”.

El pasado año, por otro lado, continuó el brote de parotiditis o paperas que se inició en octubre de 2016, habiéndose notificado 481 casos;una incidencia que continúa aumentada en las primeras semanas de 2018. Para la prevención de esta enfermedad, al igual que en el caso del sarampión, la vacunación con triple vírica es la medida más importante. Sin embargo, la efectividad para prevenir esta afección en concreto “es menor, aproximadamente el 80%, y puede detectarse la enfermedad en personas correctamente vacunadas. Aunque la cobertura vacunal sea superior al 95%, si la efectividad de la vacuna a largo plazo es del 80%, un 20% de las personas vacunadas, con el tiempo, vuelven a ser susceptibles y por ese motivo cada 5-7 años aproximadamente se produce un incremento de los casos de parotiditis”. Por ello, Salud Pública considera que la situación “no es preocupante sino prevista”, ya que cada 5-7 años “tenemos un incremento a consecuencia de la acumulación de susceptibles”.

Finalmente, en 2017 se registraron 58 casos de tos ferina y se redujo considerablemente la proporción de casos que aparecen en menores de 6 meses de edad, en los que la gravedad es mayor. De hecho, con la vacunación de embarazadas la proporción de casos menores de 6 meses ha pasado del 24% en el periodo 2011-2014 (antes de iniciarse la vacunación) al 8% en el periodo 2015-2017. En el resto de enfermedades prevenibles por inmunización la tendencia es estable o decreciente o no hay casos.

vigilancia epidemiológica

Hepatitis. El pasado año se declararon 66 casos de hepatitis A, el 73% en hombres. Una elevada proporción de estos casos, según recoge el informe de vigilancia de enfermedades transmisibles en Navarra en 2017, forman parte de “un brote extenso por transmisión entre hombres que tienen sexo con hombres que afectó a todo el Estado y a otros países de Europa”. Sólo se diagnosticó un caso de hepatitis B y no se detectaron nuevos caso de hepatitis C, si bien se notificaron 2 casos de hepatitis E.

Zoonosis. Salud Pública constata que solamente la fiebre Q, con 10 casos, tuvo una incidencia superior a la esperada. Sin embargo, todos los casos fueron esporádicos sin relación epidemiológica entre ellos. Se notificó un caso aislado de leptospirosis tras años en ausencia de casos. El afectado, según recoge el estudio, falleció y el contagio se atribuyó al baño en charcas sin condiciones adecuadas del agua. Asimismo, se notificaron 4 casos de hidatidosis y ninguno de brucelosis ni leishmaniasis.

Enfermedades importadas. Salud Pública tiene registrados 14 casos de paludismo, 2 de dengue y 1 de enfermedad por virus Zika. En este último caso, la paciente, que había vuelto de Bolivia, no estaba embarazada.

brotes epidémicos: 48

En 2017 se declararon 48 brotes epidémicos -14 más que el año anterior-, de los cuales ocho fueron por toxiinfecciones alimentarias, ocho de gastroenteritis aguda y cinco de gripe, entre otros.

otros apuntes

Paperas. La efectividad de la vacuna de la triple vírica para la parotiditis o paperas se sitúa en torno al 80%. Salud Pública señaló que aunque esta efectividad no elimina totalmente el riesgo de enfermar en los vacunados, reduce considerablemente la incidencia y la transmisión de esta enfermedad en la población, que se dispararía a miles de casos en ausencia de vacunación. De hecho, desde el Instituto de Salud Pública explicaron que “la enfermedad en adultos no vacunados puede presentar complicaciones como orquitis (inflamación testicular), pancreatitis o encefalitis”. Sin embargo, “estas complicaciones no se suelen presentar en personas previamente vacunadas ni en menores de 12 años”.

Sarampión. Salud Pública señala que actualmente no existe ningún caso sospechoso de sarampión.