Las futuras tarifas por consumo de agua deberán cubrir todos los costes

Actualmente, en la cuenca del Bidasoa sólo se cobra gasto y el canon de saneamiento;se incluirá el mantenimiento de infraestructuras

Lander Santamaría Juan Mari Ondikol - Lunes, 12 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:02h

El agua no falta en la cuenca del Bidasoa, pero es un elemento a valorar y cuidar cada vez más.

El agua no falta en la cuenca del Bidasoa, pero es un elemento a valorar y cuidar cada vez más. (JUAN MARI ONDIKOL)

Galería Noticia

El agua no falta en la cuenca del Bidasoa, pero es un elemento a valorar y cuidar cada vez más.

elizondo- Las futuras tarifas por el consumo de agua deberán cubrir todos los costes del servicio, según se explicó en la reunión sobre el proceso de participación del Plan director del ciclo integral de agua de uso urbano 2019-2030 que tuvo lugar en Bertiz. El nuevo modelo de gestión tendrá que ser económicamente viable e incluirá el requerimiento europeo de la Directiva Marco del Agua, que establece que han de recuperarse todos los costes del servicio con la tarifa.

En la actualidad, ninguna entidad logra este objetivo en Navarra, ya que existen gastos o inversiones, como la amortización de las infraestructuras, que no se computan en los cálculos. Únicamente se factura el consumo, en sus variables de domésticos e industrial o comercial y el canon de saneamiento, lo que en muchos municipios y localidades incluso se hace en ocasiones a tanto alzado.

Ante una docena de representantes de Bera, Sunbilla, Urrotz, Doneztebe, Lesaka y Cederna Garalur el apartado de gestión suscitó mayor división de opiniones, con el 50% que abogaba por mantener la actual del abastecimiento de agua y otra mitad que defendía un modelo supramunicipal. La última opción estaría supeditada a la aprobación de la Ley de Reforma de la Administración Local, actualmente en trámite.

modelo sostenible Ángel Pino, director de Servicio del Agua, perteneciente al Departamento de Desarrollo Rural, Medio Ambiente y Administración Local, “en esta zona no existe escasez de recursos ni de calidad del agua, tampoco hay problemas de competencias en el servicio, sino que únicamente habrá que migrar hacia un modelo de gestión más sostenible”.

Pino puntualizó que “el plan será genérico para los próximos tres años, mientras se recopilan todos los datos (consumos, establecimiento de costos, deficiencias…). Posteriormente se planteará un modelo de gestión más eficiente, homogéneo y basado en los diferentes casos de cada entidad”.

Por su parte, Iñaki Urrizalki, gerente de NILSA, explicó que la futura ley deberá aplicar un reglamento de tarificación: “Se trata de establecer el mínimo que deben incluir las tarifas para cubrir todos los costes”. Preguntado en este sentido por la posibilidad de establecer un tipo de impuesto medioambiental que cubra gastos e inversiones, declaró que “se había descartado a corto plazo”.