Jokin Esparza: “En 2015 suspendieron la liga por una agresión a un árbitro”

DECLARACIONES | EL PAMPLONÉS VISTIÓ EN GRECIA LAS CAMISETAS DEL PANATHINAIKOS Y el VERIA

Miércoles, 14 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Jokin Esparza.

Jokin Esparza. (Foto: cedida)

Galería Noticia

Jokin Esparza.

PAmPLONA- Jokin Esparza ha vivido el fútbol griego durante temporada y media. En el invierno de 2013 recaló en el Panathinaikos procedente del Huesca. Acabó la temporada, y volvió a España para jugar en el Zamora. En 2014, el Veria le llamó y regresó a Grecia.

Esparza califica el fútbol heleno como “muy apasionado y lleno de ultras”. Allí el deporte lo viven con intensidad, y nadie escapa a su atracción.

“Desde el presidente hasta el panadero son todos muy forofos del equipo de fútbol de su ciudad y lo llevan hasta el extremo”, asegura el navarro.

Sin embargo, esta exacerbada afición por un equipo tiene un contrapunto de belleza. “Tengo que decir que se viven ambientes muy bonitos, con muchísima gente y colorido. No lo cambiaba por nada del mundo. Realmente te encuentras calderas, una grada llena de bengalas, gente animando a pie de campo... ” relata, a la vez que describe que “es una sensación de futbolista que sueñas desde pequeño”.

“Desde el presidente hasta el panadero son muy forofos y lo llevan hasta el extremo”

jokin esparza

Exjugador de Panathinaikos y Veria

Esparza rememora su segunda etapa en Grecia, cuando estaba en el Veria en 2015, ya que fue un año convulso en el que la Super Liga se llegó a parar en tres ocasiones. En septiembre, debido a un aficionado de Tercera División que falleció en Creta. Un mes después, porque un árbitro de esa misma categoría tuvo que ser hospitalizado tras una agresión. Y en marzo, por los altercador producidos en el encuentro entre Panathinaikos y Olympiakos, en los que hubo agresiones, lanzamientos de objetos e invasión del campo por parte de los hinchas.

“Han parado la liga más de una vez. Había broncas y había heridos, enfrentamientos entre aficiones. A la mínima en Grecia suspendían la Liga, o amagaban por hacerlo”, recuerda el exrojillo.

Él tuvo la oportunidad de jugar en el campo donde transcurrieron los incidentes, un estadio “muy grande y no de altura, sino de aforo”.

En su caso, nunca olvidará el derbi, en el que había “mucha afición” tanto animando a favor como presionando en contra.

“Hay que ir allí para vivirlo, la experiencia fue muy bonita y estuve encantado”, narra Esparza, que no vivió en primera persona ningún incidente de tal calado.

A pesar de jugar contra el PAOK, asegura que no conoció a Savvidis. “Ni me fijé”, finaliza. - J.V.C.