VW Navarra fabricará eléctricos si aumenta su demanda en España

El grupo alemán invertirá 124.000 millones en los próximos cinco años, 90.000 de ellos en vehículos de combustión

Miércoles, 14 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:01h

pamplona- El presidente mundial del grupo automovilístico Volkswagen, Matthias Müller, dijo ayer que si aumenta la demanda de eléctricos en España, la factoría de Volkswagen en Landaben (Pamplona) y la Seat en Martorell (Barcelona) podrían producir también eléctricos en el futuro.

Müller anunció que van a aumentar a 16 el número de fábricas que produzcan eléctricos en 2022, frente a las tres fábricas que lo hacen ahora, pero ninguna de ellas está en España. En la rueda de prensa de presentación de los resultados del 2017, Müller matizó que podría estudiar producir eléctricos en España al ser preguntado por ello.

En los dos próximos años el número de fábricas que producirán eléctricos se incrementará a 9. Diez de las 16 fábricas para eléctricos estarán en Europa, cinco en Asia y una en EEUU. La marca Volkswagen tendrá seis fábricas para eléctricos en Europa, de ellas cuatro en Alemania (Wolfsburg, Hannover, Dresde y Zwickau), una en Wrzesnia (Polonia) y otra en Bratislava. Además, Audi tendrá una en Bruselas y otra en Neckarsulm, Porsche otra en Zuffenhausen y Skoda otra en Mladá Boleslav.Las cinco en Asia estarán en China y son de la marca Volkswagen (Changchun, Qingdao, Yizheng, Anting y Foshan) y la de EEUU estará en Chattanooga, también de la marca VW.

El grupo alemán, que duplicó su beneficio hasta los 11.354 millones, invertirá un total de 124.000 millones de euros en los próximos cinco años en vehículos eléctricos y de combustión, así como en conducción autónoma, en servicios de movilidad y también en sus plantas y operaciones diversas en todo el mundo. De este total, 90.000 millones de euros irán a parar, principalmente, a vehículos de combustión convencional, tanto diésel como de gasolina, así como otras actividades y a sus plantas, entre otros aspectos.

Müller indicó que esta inversión en tecnología de combustión convencional se produce porque cree que estos vehículos continúan siendo una parte “importante” en el reto de rebajar las emisiones de dióxido de carbono (CO2) y óxidos de nitrógeno (NOx). Además, afirmó que los vehículos diésel “modernos” (que cumplen con la normativa Euro 6), no son parte del problema ambiental, sino todo lo contrario. - Efe