Trump pone la política exterior de eeuu en manos del director de la cia

Destituye fulminantemente por tuit a Rex Tillerson y nombra al ultraconservador Mike Pompeo

Lucía Leal - Miércoles, 14 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Trump se dispone a responder a preguntas de los periodistas en la Casa Blanca tras la destitución.

Trump se dispone a responder a preguntas de los periodistas en la Casa Blanca tras la destitución. (Foto: Efe)

Galería Noticia

Trump se dispone a responder a preguntas de los periodistas en la Casa Blanca tras la destitución.

washington- El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, despidió ayer abruptamente a su secretario de Estado, Rex Tillerson, para sustituirle por el director de la CIA, Mike Pompeo, con el fin de rodearse de aliados incondicionales con vistas a su próxima cumbre con el líder norcoreano, Kim Jong-un.

Después de casi un año de tensiones con su titular de Exteriores, Trump le cesó de forma fulminante y sin aviso previo, dentro de una remodelación de su gabinete que incluye también la propuesta de Gina Haspel para ser la primera mujer de la historia al frente de la Agencia Central de Inteligencia (CIA).

“Mike Pompeo, director de la CIA, será nuestro nuevo secretario de Estado. ¡Hará un trabajo fantástico! ¡Gracias Rex Tillerson por su servicio! Gina Haspel se convertirá en la nueva directora de la CIA, la primera mujer elegida para ello. ¡Felicidades a todos!”, escribió Trump en su cuenta oficial de Twitter.

Tillerson no ha recibido ninguna llamada de Trump, “desconoce la razón” de su cese y “tenía toda la intención de seguir” en el cargo, aseguró en un comunicado el subsecretario de Estado para la Diplomacia Pública, Steve Goldstein, que también fue despedido ayer después de hacer esas declaraciones.

El hasta ahora jefe de la diplomacia estadounidense se encontraba de gira en África cuando recibió, la madrugada del sábado, una llamada del jefe de gabinete de la Casa Blanca, John Kelly, quien le pidió acortar su viaje y le alertó de que podría ser citado en un tuit de Trump, según el diario The New York Times.

Ese día, Tillerson canceló su agenda en Kenia porque “no se sentía bien”, según informó entonces el Departamento de Estado.

Aunque la cadena NBC Newsaseguró que Tillerson se enteró de su despido por el tuit de Trump de ayer, el diario Washington Postafirma que Kelly ya le había avisado de que podría ser sustituido.

Tillerson, un exjefe de la petrolera ExxonMobil, se convirtió en febrero de 2017 en el primer secretario de Estado en más de un siglo que no tenía ninguna experiencia previa en el sector público de Estados Unidos, y llegó al cargo entre críticas por su amistad pasada con el presidente ruso, Vladímir Putin.

Pero Tillerson acabó siendo la voz más dura contra Rusia en el Gobierno de Trump, y se ganó poco a poco el favor de quienes defienden el papel diplomático tradicional de liderazgo de Estados Unidos y su cooperación en foros multilaterales.

Sus roces con Trump fueron constantes y tuvieron su máximo exponente durante la crisis entre Catar y sus vecinos a mediados de 2017, cuando, según informes de prensa, Tillerson pensó en dimitir e incluso llamó “idiota” al presidente.

“No estábamos de acuerdo en muchas cosas. Por ejemplo, el acuerdo con Irán, yo creo que es terrible, y parece que él pensaba que estaba bien”, dijo hoy Trump a los periodistas.

“Con Mike Pompeo tenemos una forma de pensar similar (...). Tiene una tremenda energía, un tremendo intelecto;siempre estamos en la misma onda”, subrayó el presidente.

Trump decidió hacer el cambio ahora para “asegurarse de que tiene a su equipo en sus puestos con miras a las próximas conversaciones con Corea del Norte y a varias negociaciones comerciales”, dijo a los periodistas un alto funcionario de la Casa Blanca.

El presidente aceptó el pasado jueves una invitación de Kim para reunirse en las próximas semanas, horas después de que Tillerson asegurara que Estados Unidos estaba “lejos” de cualquier negociación con Corea del Norte.

Ayer, Trump reconoció que no consultó “mucho” con Tillerson antes de aceptar la invitación de Kim, sino que lo decidió él “solo”.

Pompeo necesitará la confirmación del Senado para poder ocupar el cargo de secretario de Estado, y tendrá el reto de revitalizar un departamento donde la moral ha caído notablemente debido al evidente desdén de Trump y su círculo cercano por el trabajo diplomático.

“Si soy confirmado, estaré encantado de guiar a los mejores diplomáticos del mundo para formular y ejecutar la política exterior del presidente”, dijo en un comunicado Pompeo, un excongresista ultraconservador conocido por su lealtad sin fisuras a Trump.

Haspel, la actual subdirectora de la CIA, también necesitará la confirmación del Senado para ponerse al frente de la agencia, un obstáculo difícil de superar dada su vinculación con las torturas a sospechosos de terrorismo durante la década pasada.

“Si me confirman, proporcionaré al presidente Trump el sobresaliente apoyo de inteligencia que ha conseguido durante su primer año en el poder”, indicó en un comunicado Haspel, que lleva tres décadas en la agencia de espionaje.

cuatro horasEl hasta ahora secretario de Estado de EEUU, Rex Tillerson, anunció que hoy delegará sus responsabilidades a su “número dos”, John Sullivan, y dejará el Gobierno el 31 de marzo después de resolver temas administrativos. Sullivan es un abogado sin experiencia diplomática que trabajó en el Departamento de Comercio bajo el Gobierno de George W. Bush (2001-2009). “Recibí una llamada hoy del presidente un poco después del mediodía desde el Air Force One, y también he hablado con el jefe de gabinete de la Casa Blanca”, explicó el recién despedido titular de Exteriores. Tillerson no dio detalles de su llamada con Trump, que se produjo casi cuatro horas después de que el presidente anunciara en Twitter que le reemplazaría por el actual director de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), Mike Pompeo.

las claves

Sin despedirse. Tillerson dedicó su último discurso a agradecer al personal del Departamento de Estado y a los militares el “privilegio” de haber trabajado con ellos “los últimos 14 meses”. Pero no tuvo, ostensiblemente, ninguna palabra de agradecimiento para Trump, con el que tuvo desencuentros sobre temas tan importantes como Irán, Corea del Norte o Catar.

Numerosos choques. Tillerson, antiguo patrón del gigante petrolero Exxon, chocó desde las primeras semanas con Trump. Reflexivo y acostumbrado a acuerdos a largo plazo, su gestión se ha visto sacudida por el estilo Trump y sus intempestivos tuis. Esta pésima relación quedó en evidencia cuando en julio se filtró que, tras una disputa en el Despacho Oval, Tillerson había dicho a su equipo que Trump era un “estúpido”.

la cifra

20

Bajas en el equipo de altos cargos en un año. En poco más de un año desde que Trump jurase su cargo de presidente, 20 personas han salido de su equipo de gobierno o asesoramiento (el 40% de losaltos cargos). Unos, por decisión propia. Otros, expulsados por el presidente. El último en ser destituido ha sido Rex Tillerson, pero con esta nueva salida, en el último mes ha habido dos renuncias más: la de Gary Cohn, presidente del Consejo Nacional de Economía, y la de Hope Hicks, antigua directora de comunicación de la Casa Blanca. Estas renuncias evidencian que las luchas intestinas son rutinarias en la Casa Blanca.

Últimas Noticias Multimedia