González Molina reúne historias de superación en el documental ‘The best day of my life’

El realizador navarro acudirá mañana al preestreno en Pamplona, promovido por Golem y DIARIO DE NOTICIAS

Miércoles, 14 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Una imagen del documental.

Una imagen del documental. (Foto: D.N.)

Galería Noticia

Una imagen del documental.

madrid- Max y Nick son dos chicos rusos y gays que durante el World Pride Madrid 2017 pudieron darse por primera vez en su vida la mano en la calle;Ruth es lesbiana en Uganda y solo por eso se la juega cada día. Son dos de las cinco historias del primer documental de Fernando González Molina, The best day of my life, que se estrena este viernes. El realizador navarro acudirá mañana al preestreno en Pamplona promovido por Golem en colaboración con DIARIO DE NOTICIAS.

El director de taquilleras adaptaciones literarias como Tres metros sobre el cielo o Palmeras en la nievese libera de las ataduras de las grandes producciones de ficción en una película más modesta que narra la lucha y superación de seis personas LGTBI que convergen en Madrid durante la celebración del World Pride. “Como suele decirse, esta es una película de personajes”, señala, que con la ayuda de dos guionistas barrió el mundo en busca de esas historias. Los requisitos eran, en primer lugar, no poner en juego la vida de nadie, y después, que estuviesen representadas distintas identidades sexuales en diferentes partes del mundo y que se tratara de casos abiertos al futuro. “Queríamos historias optimistas de gente que camina inexorablemente hacia la luz”, asegura el director, para quien la película, más allá de identidades sexuales o profesionales, habla de “levantarte por las mañanas, aceptar quién eres y mostrárselo al mundo con orgullo”.

las/os protagonistasEs el caso de Ruth, que un día decidió hacerse activista en un país, Uganda, donde se acababa de tumbar una ley que castigaba con cárcel la homosexualidad, aunque la discusión sigue candente, y donde un periódico llegó a publicar en portada las caras de varias personas homosexuales con sus direcciones para que la gente les hostigara. Uno de ellos fue asesinado. También el de Max y Nick, quienes en Rusia se hacen pasar por primos por miedo a la ley contra la propaganda homosexual, aprobada en 2013 y que prevé penas de cárcel y multas. Antes de viajar a Madrid, no habían salido nunca de su país. “Al salir del aeropuerto sentía algo, pero no sabía nombrarlo”, explica Nick. “Luego entendí que era un sentimiento de libertad: yo tenía un nudo en mi interior y se me había olvidado que estaba ahí, pero al llegar aquí se deshizo”.

Timo es un saltador de trampolín francés, sordo y homosexual, por lo que conoce la discriminación por partida doble. Y el abanico de personajes se completa con dos transexuales españolas: Geena Román, espectacular almeriense de 22 años, y Abril Zamora, actriz, dramaturga y directora que inició su proceso de transición justo cuando la llamaron para el documental. “Dudé mucho porque pensé que podría suponer un estigma, el hecho de que los actores se expongan como actores y como personajes, pero hablando con mi madre me convencí: siempre hemos sido activistas y lo vi como una oportunidad de luchar por nuestros derechos”, sostiene Zamora, que ha participado en series como Vis a vis. Su madre también aparece en el documental, le acompaña en su primera compra de ropa de chica. La familia aparece como un sostén importante, tanto en su caso como en el de Geena Román. - Efe

Más sobre Cultura

ir a Cultura »