COMISIÓN DE CULTURA

La Biblioteca general pide reestructurar espacios y más personal

Son los principales retos ante la creciente demanda de prestaciones bibliotecarias

EFE - Miércoles, 14 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 18:46h

Dos estudiantes, en la Biblioteca General de Pamplona.

Dos estudiantes, en la Biblioteca General de Pamplona.

Galería Noticia

Dos estudiantes, en la Biblioteca General de Pamplona.

PAMPLONA.- La reestructuración de espacios, la recuperación de personal y una mayor visibilización del servicio, son los principales retos ante la creciente demanda de prestaciones bibliotecarias, según han conocido hoy los parlamentarios de la Comisión de Cultura en su visita a la Biblioteca General.

La Comisión ha conocido in situ una dotación inaugurada en marzo de 2011 con funciones de órgano bibliográfico superior de la Comunidad Foral, que es capaz de almacenar más de un millón de volúmenes y ofrecer amplios espacios de uso público, ha informado el Parlamento en una nota.

El objeto de la visita, según ha explicado Miren Aranoa, portavoz del grupo proponente (EH Bildu), ha sido "conocer la situación y las necesidades de la Biblioteca General de Navarra para, en vista de la preocupación mostrada por algunos usuarios debido a la falta de espacio, recoger las demandas de sus responsables y poner en valor su cometido como lugar de estudio, encuentro y difusión de ideas".

Por su parte, la directora del Servicio de Bibliotecas, Asun Maestro, ha explicado las funciones y capacidades de la Biblioteca General de Navarra, un edificio que consta de áreas de acogida e información, actos culturales, consulta y lectura, préstamo de documentos, fondo documental de libre acceso, Filmoteca de Navarra y hemeroteca.

El reto, ha precisado Maestro, consiste en "hacer de éste un gran espacio sostenible, rentable y útil, capaz de erigirse en referente bibliográfico. Eso pasa por convertirlo en lugar de encuentro, estudio, lectura, consulta y actividad"

A tal objeto, para "incrementar, preservar, difundir y visualizar el enorme patrimonio bibliográfico y filmográfico" de la Biblioteca General, se han marcado una serie de objetivos centrados en la "reestructuración de espacios, renovación de colecciones, recuperación de personal y una decidida apuesta por la comunicación y el marketing. Queremos hacer más visible la Biblioteca, para muchos esa gran desconocida", ha significado su directora.

En lo referido a espacios, Maestro ha puesto de relieve que "lo que más se echa en falta es un espacio de actividades, porque el que tenemos se nos queda pequeño", ya que hay 16 clubes de lectura y una serie de ciclos estables, a lo que hay que añadir una profusa lista de peticiones para interactuar en este recinto.

Así, tras subrayar la "firme apuesta" de la Biblioteca General por las publicaciones periódicas, Maestro se ha referido a la escasez de personal.

"Tenemos una nómina de 36 empleados, de los que sólo 24 operan aquí, pues los otros 9 están en servicios comunes. Con 16 personas en atención al público no nos alcanza, no en vano hay que cubrir tres plantas, seis días a la semana. Es verdad que los sábados contamos con el refuerzo de dos personas externas, pero necesitamos recuperar personal", ha señalado.

En ese contexto, la directora ha señalado que se encuentran "atrapados en una vorágine de ideas y actividades, pero no nos llegan las manos. Poner mesas y sillas es paliar la parte más visible del problema, pues los sábados, al ser la única biblioteca abierta, no podemos dar cabida a toda la gente", aunque el "escollo" está siempre en la falta de personal.

Después, A continuación, los Parlamentarios han realizado un recorrido guiado por las distintas dependencias de la Biblioteca General, una dotación que costó en torno a 25 millones de euros y cuya apertura, una vez completado el equipamiento y traslado de los fondos, libros y documentos que se conservaban en la Biblioteca de San Francisco y demás ubicaciones, tuvo lugar el 1 de marzo de 2011.

En la actualidad cuenta con un presupuesto de un millón de euros, de los que 300.000 se dedican a gastos de mantenimiento.