A la contra

Los informes

Por Jorge Nagore - Miércoles, 14 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:01h

El problema no es que Pomés sea un jetas y mande cartas a empresarios pidiendo pasta para hacer informes carísimos que tergiversen la realidad económica de Navarra. Esto ya lo hacía Pomés antes de crear Civismo, cuando montó aquí en Navarra Institución Futuro, un ente que aún sigue y que preside, creo, José León Taberna, rodeado de gentes todas ellas del entorno del gobierno de UPN. Allá por la década anterior, Pomés ya iba de departamento en departamento poniendo el cazo a ver qué caía, como iba de empresa en empresa captando euros a cambio de informes vestidos de independencia y calidad. Pomés no es idiota, como tampoco lo son quienes durante tantos años le han ido financiando de una u otra manera sus performances. Recordemos que éste es quien trajo una semana antes de las forales de 2015 a Carlos Herrera y a Vargas Llosa a explicarnos a los navarros cosas de Navarra. Esas cosas cuestan un dinero, la Viagra es cara. Dinero para quien sabe moverse entre los tentáculos del poder o de la oposición adinerada siempre habrá. Siempre habrá quien ponga pasta para que se hagan informes que lleven la contraria al gobierno de turno que no se pliegue a los intereses de los grupos de presión habituales. De hecho, desde que no gobierna UPN han ido surgiendo sociedades civiles de esas como setas, de la misma manera o más que coordinadoras en los 80, con lo cual la pelea entre Pomés y quienes estén por la labor de hacer informes similares imagino que será dura. Hay que entenderles, todo el mundo tiene derecho a vender su moto. El problema, digo, es que hay mucha gente capaz de creer todo lo que diga cualesquier informe que presente este personaje u otros similares, siempre y cuando se haga por los medios habituales o más típicos. Decía Chomsky el otro día que la gente ya no cree en los hechos. Y es bastante cierto en muchos aspectos. Minusvalorar esa realidad es una osadía.