La Dolorosa será trasladada el viernes desde San Lorenzo hasta la Catedral, iniciando la Semana Santa en Pamplona

EP - Miércoles, 14 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 14:44h

Mozorros de la Hermandad de Paz y Caridad llevan a hombros el paso de la Dolorosa durante la procesión del Santo Entierro.

Mozorros de la Hermandad de Paz y Caridad llevan a hombros el paso de la Dolorosa durante la procesión del Santo Entierro. (Patxi Cascante)

Galería Noticia

Mozorros de la Hermandad de Paz y Caridad llevan a hombros el paso de la Dolorosa durante la procesión del Santo Entierro.

PAMPLONA. La Dolorosa será trasladada en andas el próximo viernes desde la iglesia de San Lorenzo hasta la Catedral de Pamplona, iniciando la Semana Santa en la ciudad.

Los cofrades de la Hermandad de la Paz y la Caridad serán los encargados de portar el paso de La Dolorosa este viernes, a partir de las 20.45 horas, desde la iglesia de San Lorenzo a través de la calle Mayor, San Saturnino, plaza Consistorial, Mercaderes y Curia.

Para trasladar las 1,2 toneladas del paso (habitualmente compuesta por andas, torretas de velas e imagen) hacen falta 24 personas, en dos turnos de relevos. Una vez en la Catedral la imagen queda expuesta el público hasta su participación en la Procesión del Retorno Santo Entierro que tiene lugar el 30 de marzo.

Al término de la procesión, 22.30 horas, la imagen vuelve a la capilla de la iglesia de San Lorenzo donde reside el resto del año. En caso de que la procesión se suspendiera por motivos climatológicos la comitiva adelantará su salida a las 20.30 horas (horario aproximado).

Los miembros de la Corporación que asistan a estos actos lo harán a título personal ya que ninguno de los tres traslados se consideran actos institucionales del Ayuntamiento de Pamplona, ha informado el Consistorio en una nota.

VESTIDO DE LA DOLOROSA

Esta tarde en la iglesia de San Lorenzo hacia las 16 horas, comenzará el acto de vestido tradicional del la imagen de La Dolorosa, el único paso de propiedad municipal que participa en la Semana Santa pamplonesa. Bien patrimonial del Consistorio desde finales del siglo XIX, se cede para su uso procesional al Arzobispado de Pamplona y Tudela durante estas festividades.

Al ser una imagen 'de vestir', antes de su traslado tradicional a la Catedral, se repasa el estado de sus ropajes procesionales, que tienen un especial interés. Aunque el manto original pertenecía a la casa Roca y Casadevall y en su momento costó 9.600 reales, fue sustituido 1958 por los confeccionados por Madres Adoratrices de Pamplona. Esta es la vestimenta con la que atavían la imagen tradicionalmente las camareras de la Hermandad de la Soledad, en presencia de los miembros de la Corporación que deseen participar en el rito.

Para evitar el deterioro del manto en 2002 se fabricó un impermeable de goretex que se encargan de mantener las Madres Recoletas y se utiliza cuando es preciso en caso de lluvia.

La imagen, bajo la advocación de 'Nuestra Señora de la Soledad', mide 166 cms. y tiene talladas cara y manos (que es lo que se aprecia a simple vista), pero también tronco y extremidades, que no se pueden ver al encontrarse bajo el manto. Todas partes de la talla fueron realizadas por separado y son obras del mismo autor Rosendo Nobas i Ballbé (Barcelona,1838-1891), un escultor catalán especializado en imágenes religiosas, retratos y escultura funeraria.