Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
Mesa de Redacción

Ahora la postverdad sobre la Ribera

Por Joseba Santamaria - Jueves, 15 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Leo por enésima vez al PSN acusar al Gobierno de Navarra de abandono cada vez que los socialistas se refieren a la Ribera. En este caso ha sido su secretaria general, María Chivite, pero es un clásico esa equiparación entre Ribera y abandono en los comunicados de los socialistas cada vez que se refieren a esa zona de Navarra. Me parece una pésima idea política, seguramente porque es un corta y pega del mismo discurso de UPN y PP sobre la Ribera y eso ya debería hacer pensar a la dirección del PSN o a sus responsables de comunicación. Por no mencionar que si los socialistas ven una Ribera abandonada quizá debieran mirarse primero a sí mismos y sus políticas en esa zona durante los más de 25 años que han tenido responsabilidades de gobierno en Navarra y en la mayor parte de sus ayuntamientos, en solitario o en complicidad con las derechas de UPN y PP, mientras que el Gobierno de Barkos, el alcalde Tudela, Eneko Larrate, o el resto de alcaldes que representan en la zona a los partidos del cambio en Navarra todavía no han cumplido tres años en sus cargos. Pero, sobre todo, porque la Ribera no es una zona en situación de abandono ni abandonada. Al contrario, con problemas al igual que otros territorios de Navarra -muchos específicos y otros comunes-, disfruta de una calidad de vida similar. Ese discurso pesimista es otro ejemplo de postverdad, que es la versión actual de la mentira de siempre, para tratar de imponer el relato falsario de una situación irreal de marginación. Un amplio catálogo de cuestiones relevantes se ha puesto en marcha en la Ribera en los últimos tres años -que tanto Chivite como Esparza o Beltrán seguro que conocen y en su mayor parte apoyan-, que, aunque quedan cuestiones y demandas por resolver, desmienten ese impúdico intento de lanzar mensajes negativos para tratar de eludir las responsabilidades políticas de quienes protagonizaron dos décadas largas de promesas incumplidas reduciendo a la Ribera a un simple granero de votos para sus intereses electorales.

Herramientas de Contenido