Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
La charla

El ‘Ferminismo’

Por Álvaro Meoqui - Viernes, 16 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Galería Noticia

hace unos días nos dejaba, y esta vez para siempre, don Fermín Ezcurra. A los 95 años de edad dejó de ver la luz el mejor presidente de la historia de Osasuna y seguramente también uno de los mejores de la historia del futbol estatal. El bueno de Fermín estuvo 23 temporadas dirigiendo el club con la bandera de la honestidad siempre en lo más alto y dejando unos cimientos que hacen que la casa se siga sosteniendo fuerte.

Mantener el club para los socios, levantar esa tribuna alta en el estadio o inaugurar Tajonar fueron algunas de las hazañas más relevantes que aquel presidente austero hizo por y para todos los osasunistas. Que no les engañe la palabra austero puesto que creo que define muy bien a don Fermín, persona sencilla, sin adorno superfluo y estricto en el cumplimiento de las normas. Un presidente ejemplar.

Su legado es intachable y se mantiene vivo en el osasunismo pero yo creo que también el futbol navarro y sin saberlo, tira mucho de ferminismo. Decenas de clubs modestos funcionan en nuestra comunidad con pequeños ferminitos que sostienen vivos a sus también pequeños clubs. Les hablo de esos presidentes y de las juntas directivas de nuestro futbol modesto que tirando de mucho trabajo y de mucha austeridad hacen que el futbol regional siga existiendo en cualquier pueblo o cualquier barrio por pequeño que sea.

Cientos de personas anónimas para la mayoría que son capaces de hacer lo que sea para que mañana el equipo de su pueblo juegue con unas camisetas nuevas o por lo menos si no son nuevas, que estén limpias.

Presidentes, directivos, delegados, secretarios, tesoreros, camareros, cuidadores de campos o cualquier cargo que necesite su club allí están ellos y ellas poniendo su tiempo a cambio quizá solo de la sonrisa de un niño cuando mete un simple gol o de la lagrima de otro cuando lo encaja.

Que nuestro futbol siga en pie depende de todos ellos y de todas ellas así que larga vida a los ferminitos y muchas gracias a don Fermín (DEP).

El autor es técnico deportivo superior

Herramientas de Contenido