González Molina retrata la historia de superación de seis personas LGBT

? |

Ana Jiménez Iñaki Porto - Viernes, 16 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:02h

El cineasta Fernando González Molina, antes de presentar ‘The Best Day of My Life’ ayer en Pamplona.

El cineasta Fernando González Molina, antes de presentar ‘The Best Day of My Life’ ayer en Pamplona.

Galería Noticia

El cineasta Fernando González Molina, antes de presentar ‘The Best Day of My Life’ ayer en Pamplona.Dos de los protagonistas, Nick y Max, en una escena del documental.

pamplona- Con la emoción de afrontar el inminente estreno comercial que tendrá lugar hoy, el cineasta navarro Fernando González Molina presentó ayer The Best Day of My Life, su debut en el género de documental desde “la historia de seis valientes” del colectivo LGBT y su encuentro en el WorldPride de Madrid de 2017.

En rueda de prensa, Fernando González Molina (Pamplona, 1975) partió del orgullo hacia todos sus trabajos de ficción -El guardián invisible, Palmeras en la nieve o A tres metros sobre el cielo-, pero destacó que ésta es la primera vez que defiende algo tan apasionadamente, por “el enorme valor humano y casi propagandístico que hay en la historia: enseñarle al mundo esa gente valiente que lucha por mostrarse tal cual es”. Una lección que, a su juicio, puede entenderla “cualquiera que tenga un poco de corazón, ya que son historias muy emocionales”.

Porque aunque el proyecto nació con la idea de “dar testimonio de lo que iba a suceder en Madrid en el WorldPride a través de la mirada de un director de cine”, González Molina, a quien descoló en un principio la propuesta -“mi cine está en las antípodas del documental”- aceptó el reto con la idea de “usar el evento como una excusa para contar seis historias de gente que cada día lucha por mostrar su identidad al mundo”.

Tras un proceso de búsqueda de varios meses, contactar con varias asociaciones LGBT y realizar entrevistas, dieron con sus protagonistas: “Ruth, una chica lesbiana de Uganda, donde hasta hace años estaban penadas de muerte las muestras de homosexualidad en público;Timo, un saltador de natación sordo que sufre una doble discriminación;Nick y su pareja Max, dos chicos rusos que conviven como primos porque no pueden enseñarse al mundo;y dos chicas transexuales españolas, Geena, de Almería, que está al final de su proceso de cambio;y Abril, de Madrid, que acaba de comenzarlo”.

UN PAÍS con 40 años de luchaEl documental acompaña a los seis protagonistas durante los días previos al WorldPride en Madrid y muestra cómo son sus vidas, especialmente difíciles en lugares como Uganda o Rusia, donde la homosexualidad y transexualidad no están aceptadas. “Te das cuenta de lo afortunados que somos por vivir aquí y tener los derechos que tenemos, y hay que estar cada día con el puño en alto para que no nos los arrebaten”, reivindicó el director, que también recordó que es “el resultado de 40 años de lucha por parte de un montón de gente que sale en el documental y recuerda que las cosas no eran así antes”.

Y, a pesar de todo, “en España siguen sucediendo ataques homófobos y se suicidan chicos transexuales por bullying”. Ante esto, continuó, “te das cuenta de que esta película cobra sentido”. En este punto, González Molina señaló que esta crítica no tiene cabida en el filme, planteado desde una celebración, y lo definió como “esperanzador” desde una celebración, ya que adopta la posición optimista de los protagonistas: “lo mejor que puedes hacer con esos ataques no es mostrarlos en pantalla, sino lanzarles este documental a la cara”.

En Uganda a Ruth le perseguiría la ley por ser lesbiana y en Rusia a Nick y Max les han atacado y destruido la oficina de LGBT que montaron con unos amigos, pero al llegar a Madrid, todo cambia. “Conocerse ahí y disfrutar de la libertad de poder mostrarse como son, lo vivieron como un espejismo, porque tuvieron que volver a sus vidas, pero lo usaron como una forma de cargar pilas, energía y seguir luchando”, comentó.

historias trágicas con positivismoPor ello intentó que sus protagonistas conociesen a aquella gente de asociaciones de gays y lesbianas que llevaban casi 40 años luchando, “para que se dieran cuenta que lo que estaban viendo era el resultado del trabajo de gente como ellos”. Y es que si bien “tienen historias trágicas, no las viven ni con victimismo ni con tristeza”, sino que “son personas positivas y peleonas, que cada día hace de su vida activismo”. Y su lucha sigue.

Los seis protagonistas acudieron al preestreno en Madrid, una proyección que González Molina definió como “una experiencia bastante catártica”, donde “el aplauso enorme que hubo al final era a ellos: seis tíos que se ponen ahí delante de la cámara y te abren sus entrañas, te cuentan sus intimidades con mucha fuerza y son muy valientes. Eso es lo que queda en el documental”, reflexionó.

El cineasta valoró como “liberadora” su primera experiencia en el género de documental, alejado de equipos grandes, y confesó que se ha generado “una energía y una piña muy fuerte entre el equipo de la película y los chicos”. Por el momento, The Best Day of My Lifese estrenará en quince ciudades y tras su paso por salas comerciales, tratarán de moverlo por festivales. “Tengo que empujar el documental hasta donde pueda, me han regalado sus vidas y es lo suyo”, concluyó González Molina.

en corto

Título. The Best Day of My Life.

Director. Fernando González Molina.

Producción. Prisa TV / SundanceTV

Protagonistas. Abril Zamora, Geena, Max, Nick, Ruth Muganzi y Timothée-Paul Massenet.

Duración. 113 minutos.

Sinopsis. El documental narra la experiencia de seis personas de España, Uganda, Rusia y Francia que en circustancias difíciles se atreven a vivir lo que son con orgullo, alegría y compromiso. Todos se reunirán en Madrid para una celebración inolvidable: el WorldPride 2017.

Estreno. Hoy, en los cines Golem Yamaguchi -20.30 horas-.

Más sobre Cultura

ir a Cultura »