El monumento a los Caídos... que caiga

Antonio Salinas - Viernes, 16 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Después de leer un amplio artículo en la prensa sobre el posible destino del monumento a los Caídos, me ha sorprendido que antes de oír la opinión y sentimientos del pueblo llano, aparezca este artículo como si fuera una segunda fase, pero sin pasar por la primera, dando por hecho que la mayoría estamos por no tirarlo y sí en retocarlo, dando la sensación que lo que es un problema de sentimientos, sensibilidad, de malos recuerdos, de humillación, de agresión de incumplimiento de la memoria histórica, parece que se quiere enfocar como un problema técnico arquitectónico, con expertos posiblemente hasta de fuera, que no pueden sentir lo mismo por ejemplo que yo, que llevo viéndolo casi todos los días durante toda mi vida. Además, para eso lo construyeron, para que se vea bien, como queriendo decir: aquí estamos para recordar... los que ganamos con un golpe militar en un estado democráticamente elegido en las urnas.

Yo estoy a favor de que desaparezca, no como venganza sino por salud democrática, respeto a las víctimas, para que no tengan la posibilidad los herederos ideológicos del golpismo de darle otra vez el mismo sentido al monumento. De esta manera, sí que puede tener muchas más opciones para planificar cualquier proyecto, bien a nivel de distintos significados o de nada específico, haciendo una gran plaza con distintos árboles de Navarra (por poner un ejemplo).

Mis sensaciones desde crío han sido diferentes, primero el monumento me parecía ostentoso, como de una ciudad grande o importante;luego, cuando me enteré que los que lo construyeron eran los responsables de que a mi abuelo lo metieran en el penal de Ezkaba hasta morir ya me parecía más grande, agresivo y me trasmitía miedo. Sabiendo ya en las últimas décadas todo su significado y que es el icono triunfalista de los herederos ideológicos de aquellos golpistas, solamente quiero que se borre de esta ciudad esa simbología.