Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
Carlos Sesma presidente colegio de enfermería

“La imagen de los cuidados sanitarios en Navarra es muy alta y en buena parte es porque en general la enfermería está bien dotada”

Carlos Sesma Sánchez ha estado los últimos cuatro años y medio al frente del Colegio Oficial de Enfermería de Navarra, donde el 95% de las colegiadas son mujeres

M. Pérez Javier Bergasa - Viernes, 16 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Carlos Sesma posa en su despacho de la sede del Colegio Oficial de Enfermería de Navarra.

Carlos Sesma posa en su despacho de la sede del Colegio Oficial de Enfermería de Navarra. (D.N.)

Galería Noticia

  • Carlos Sesma posa en su despacho de la sede del Colegio Oficial de Enfermería de Navarra.

pamplona- Carlos Sesma finaliza su presidencia en el Colegio Oficial de Enfermería de Navarra. Un periodo en el que su equipo ha trabajado “a gusto, rellenando de contenido el Colegio y dándole lo que pretendíamos: un aire nuevo”, para que la organización “crezca entre todos”. Tras hacer balance de la experiencia, este tudelano de 57 años, que trabaja en una ambulancia de soporte vital avanzado, manifestó que su mayor pena es que “no hemos conseguido atraer a las enfermeras al Colegio”, de manera que “siguen sin implicarse y no son capaces de ver la potencia y las capacidades que se pueden generar desde la organización”. Sin embargo, él se muestra claramente convencido de que “merece la pena estar y luchar por ella”, porque “representa a la enfermería” y “es una casa que está abierta a todos”. Ayer finalizó el plazo de presentación de candidaturas para las elecciones a la Junta de Gobierno, en las que, a falta de esperar a los posibles envíos por correo, se ha presentado una candidatura continuista que estaría encabezada por una mujer. Así, este colectivo de unas 5.500 colegiadas en activo y más de 1.000 jubiladas, podría tener una presidenta después de estar dirigido por hombres los últimos 25 años.

En principio fue elegido para seis años, ¿por qué no finaliza el plazo?

-Durante el tiempo que hemos estado, cuatro años y medio, hemos modificado los estatutos porque veíamos que una de las claves era que había que integrar la rotación en la junta de gobierno del Colegio. Modificamos los estatutos y los ajustamos a unos ratios mucho más normalizados: un ciclo de cuatro años con un máximo de dos mandatos. Nos hemos acogido a lo que habíamos regulado, aunque hemos prorrogado un poco más por razones de dejar temas resueltos y cosas que teníamos en marcha.

Antes de ser elegido presidente, dijo que querían “un Colegio más abierto y transparente”, que estuviese “más a pie de calle, a pie de los problemas”, y que fuese “más accesible”. ¿Considera que lo han logrado?

-Parte y parte. Hemos conseguido la accesibilidad y la transparencia. Ahora tenemos toda la documentación colgada en la web accesible para todas las colegiadas. Tenemos muy claros los procedimientos tanto para acceder a los cursos, como para acceder como docentes. El tema de estatutos, presupuestos, reuniones de la junta... se va subiendo a la web y, en ese sentido, es más transparente. Se modificó la web y todo lo que son registros de entrada. ¿Qué nos hemos dejado en el tintero? Que realmente no hemos conseguido que haya tres candidaturas. De momento, parece que va a haber solo una y a mí me hubiera gustado que las enfermeras se hubiesen implicado directamente en la participación en el Colegio, pero ha sido muy difícil. Una de las cosas que me planteé como objetivo es que las compañeras se interesasen un poco más por el Colegio y que vieran que es una organización que merece la pena cuidar, que se pueden hacer muchas cosas desde dentro y que es una organización fuerte, pero se vive de espaldas al Colegio.

¿Cuáles son los logros de los que se siente más orgulloso?

-Primero haber cortado el ciclo de muchos años del mismo presidente, cambiar estatutos, modificar y abrir puertas y ventilar esto. La transparencia era otro de los objetivos. La formación que se venía haciendo se ha sistematizado de tal manera y se han ido incorporando ofertas nuevas y, además, se ha ido haciendo de tal manera que se puede ir renovando continuamente. Asimismo, se ha mantenido y se ha aumentado mucho la línea de formación on line.También tenemos la nueva sede en Tudela.

En esa inauguración denunció que las profesionales de enfermería estaban infravaloradas. ¿Por qué?

-Realmente se ha mejorado mucho en ese campo. El otro día me pasó en una farmacia que a una señora que compraba un medicamento le surgió una duda sobre la dosificación que la farmacéutica no le solucionó. La mujer dijo: Bueno, no te preocupes que ya le llamaré a la enfermera. No se plantea llamar al médico;sino a la enfermera, que es la que tengo más próxima, más cercana y me va a solucionar. En ese sentido, sí. ¿Cuándo planteo que no está muy valorada? Cuando sigue sin tener el reconocimiento desde el punto de vista legal. Cuando las competencias legales que tenemos adjudicadas las enfermeras datan de 1977, antes de la Constitución. Ahí estamos contempladas las enfermeras como auxiliares del médico. En ese momento la carrera era ayudante técnico sanitario, ahora es grado de Enfermería. Las cosas han cambiado, pero la legislación sobre las que tenemos competencias es la del 77. Cuando se desarrolla la Ley del Medicamento y la modificación posterior a podólogos y odontólogos se les reconoce como prescriptores. A las enfermeras se les ha dejado aparte;seguimos sin explicarnos por qué, porque la formación de farmacología en los grados de Odontología y de Podología es exactamente la misma que la de Enfermería. Sin embargo, ellos tienen opción a ser prescriptores dentro de su campo de actuación, como las enfermeras seríamos en lo nuestro si nos olvidásemos del real decreto y fuésemos directamente a la modificación de la Ley del Medicamento, que es lo que nosotros hemos propuesto.

A su juicio, ¿cuál es el estado actual de la enfermería en Navarra?

-En Navarra en principio bastante bueno, entiendo yo, porque estamos manejando el ratio de enfermera por habitante más alto de toda España y está por encima de la media europea. ¿Eso quiere decir que está todo el mundo bien? Evidentemente no. Pero realmente tanto en condiciones de trabajo, en general -siempre hay puestos en peores condiciones-, se está razonablemente bien y, de hecho, dentro de los índices, el que el personal de enfermería no esté apretado de jornadas, pueda trabajar con cierto relajo, al final redunda en calidad, redunda en mejores cuidados y esas son las estadísticas que se están recogiendo. La imagen y la presencia de los cuidados sanitarios en Navarra es muy alta y en buena parte es porque la enfermería está bien dotada en general.

¿Son suficientes las plazas que se han ofertado en las dos OPE (108+206)?

-Al final todo parece que siempre se queda escaso porque la rotación de personal es más alta que la velocidad de la administración a la hora de cumplimentar las plazas. Si además eso va regulado por Ley, porque no se podía incorporar más de un porcentaje en plazas de reposición, vamos a andar siempre escasos. Entonces, los índices de contratación temporal dentro de la administración son muy altos y en salud también. 47 plazas para el súper esfuerzo que han estado haciendo mil enfermeras que han estado viniendo a hacer los cursos de formación me parece desproporcionado. Había una expectativa de ciento treinta y pico plazas y entre concursos de traslados, concursos internos de promoción, etc, al final se quedan en 47 para libre, que es muy escaso para las expectativas que se habían generado. Sí es cierto que se ha anunciado una nueva OPE para dentro de año y medio con más plazas y que esperemos que cumpla un poco las expectativas, pero el esfuerzo personal que han dedicado muchas mujeres a trabajar dejando hijos, maridos, deporte, empleo... para poder preparar la oposición realmente es muy desproporcionado. Habría que igual plantearse el tema de las oposiciones como las conocemos. A lo mejor no es la panacea, porque tampoco es el mejor sistema para contar con los mejores equipos dentro de la sanidad pública. Si queremos una sanidad pública que funcione, vamos a contar con los mejores profesionales, vamos a buscar los métodos de selección que se adecuen mejor a nuestras necesidades.

¿Qué métodos se pueden usar?

-Tiene que haber otros rangos de valoración de las personas. Cualquier empresa tiene que cubrir 47 plazas y no se monta un sarao de dos años y medio de preparación de oposiciones. Hace una selección de personal sobre el personal que tiene en cartera. A lo mejor hay que empezar a cambiar un poco de filosofía, a cambiar un poco el pensamiento de cómo se accede a las administraciones públicas.

las claves

“Las competencias legales que tenemos las enfermeras datan de 1977;cuando las cosas han cambiado”

“Igual habría que plantearse el tema de las oposiciones como las conocemos;a lo mejor no es la panacea”

Herramientas de Contenido