Casco rojo

Al escondite

Por Sergio Garbisu - Sábado, 17 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Galería Noticia

Pues ya estamos otra vez aquí. Los pilotos en plena forma, los prototipos perfectamente ajustados y engrasados, con la electrónica escupiendo datos a las centrales de Japón, Italia o Austria y mis colegas todo nerviosos con la porra pertinente. Todo preparado. Casi como todos los años, pero solo casi. Porque a diferencia de 2017, esta vez todos han estado jugando a eso, a esconder al máximo las cartas, visto lo que ocurrió. Y es que el año pasado por estas fechas sólo un nombre copaba todos los titulares previos a la temporada. Viñales, con su flamante M1 nueva, había arrasado y ya muchos le estaban entregando la botella de cava. Algunos por aquí ya advertimos del peligro de esa exposición dominante con tanto zorro al acecho en las parrillas de salida. Y así fue. Dos carreras de dominador... y la Yamaha comenzó a desinflarse sin que nadie de Iwata supiera por donde meterle más aire. Difícil pues con todos estos tahúres sacar conclusiones de esta pretemporada, pero tendremos que mojarnos:

Honda dispone probablemente de la mejor moto que ha tenido hace años en pretemporada... y del mejor piloto y vigente campeón. La lógica diría que las apuestas deberían estar claras. Pero la oficial no ha marcado la cabeza en ninguno de los test.

¿Extraño, no?

Yamaha parece que continúa exactamente como acabó el año pasado, un día comedia y al siguiente tragedia, o al menos eso transmiten desde el box. Siempre por mitad de tabla. ¿Será así?

Ducati,ni frío ni caliente. Ha ido rápida en los test, pero tampoco ha destacado especialmente. ¿Habrán dado todo lo que tienen?

Suzukisí ha mostrado una gran mejora, de potencia principalmente, pero no las ha especificado. Públicamente habla de Top 5 en carrera, pero ¿confía en algo más?

KTMcasi no dice ni mu. Espera mejoras notables a lo largo del año. Dinero tiene y a espuertas ¿Tendrá ya las armas para dar el salto definitivo?

Apriliasabe exactamente dónde está y qué le falta. No espera el título mundial pero, con uno de los mejores chasis y pilotos desarrolladores, ¿dónde está su límite?

Lo dicho, todos jugando a lo mismo. Solo falta saber quién la para. A disfrutar.