Teatro vasco en Nueva Zelanda

Deabru Beltzak será la primera compañía vasca en pisar ese país para presentar su espectáculo

Uxue Razkin - Sábado, 17 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Deabru Beltzak participará en Auckland Arts Festival y en Cuba Dupa Festival.

Deabru Beltzak participará en Auckland Arts Festival y en Cuba Dupa Festival. (Foto: Deabru Beltzak)

Galería Noticia

Deabru Beltzak participará en Auckland Arts Festival y en Cuba Dupa Festival.

bilbao- Aker, el diablo del akelarre, deambulará por Nueva Zelanda por primera vez. La compañía vasca de teatro de calle, Deabru Beltzak, viaja hoy al país para exhibir dentro de unos días su espectáculo Les Tambours de feu (Los tambores de fuego) con el que llevan de gira muchos años. Participarán en el Auckland Arts Festival y en Cuba Dupa Festival, dos de los más importantes del país. A la compañía no le sorprende viajar fuera del País Vasco porque es un teatro de calle internacional -han estado en los cinco contientes-. Sin embargo, esta va a ser la primera vez que una compañía teatral vasca pise Nueva Zelanda.

“Este viaje es como abrir brecha;nos han dicho que la gente de allí es muy fanática”

gARBITXU

DIrector de Deabru Beltzak

Garbitxu, director de Deabru Beltzak, dice que “este viaje es como abrir brecha”: “Va a ser una sorpresa porque no conocemos a ninguna compañía de Europa que haya estado allí. Nos han dicho que la gente es muy fanática”. Esta gira, no obstante, también contempla ciudades como Budapest o países como Singapur. “Pero eso es más de cara al verano”, apostilla y al mismo tiempo explica que querían aprovechar este momento para anunciar que la gira empieza en un país en el que nunca han estado.

Asimismo, el director hace alusión a la “rectitud” con la que les han programado su agenda en el festival. “No lo habíamos visto nunca. El otro día tuvimos que escribirles un email diciendo: tranquilizaos, se nos da muy bien improvisar”, relata entre risas.

Les Tambours de feu mezcla música, pirotecnia y efectos especiales. “Es impresionante, creamos un ambiente muy mágico”, asegura. Del mismo modo, indica que en estos países siempre se quedan “anonadados” y que conseguir permisos para actuar en las calles es “dificilísimo”;para ellos la seguridad es “importante”. El teatro itinerante “no funciona mucho ahí” pero eso para la compañía es una ventaja porque “nos permite hacer algo nuevo”: “Siempre decimos que nosotros llevamos una mano en el tambor y otra en la provocación. Aparte de lo sorprendente, nos acercamos mucho al público, lo integramos, lo rodeamos... creas un caos controlado”.