Amabilización definitiva de la zona entre el Parlamento y San Lorenzo

El Bosquecillo tendrá carril bici. Peatones, ciclistas y usuarios de villasesas, destinatarios de la II fase del Plan de Movilidad

Kepa García | Unai Beroiz - Sábado, 17 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:02h

El concejal Joxe Abaurrea, explicando las actuaciones sobre un mapa aéreo de la ciudad.

El concejal Joxe Abaurrea, explicando las actuaciones sobre un mapa aéreo de la ciudad. (UNAI BEROIZ)

Galería Noticia

El concejal Joxe Abaurrea, explicando las actuaciones sobre un mapa aéreo de la ciudad.

Pamplona- Peatones, ciclistas y usuarios del transporte público serán, por este orden, los principales beneficiarios de la segunda fase del Plan de Amabilización, cuyas obras supondrán la consolidación definitiva de algunos de los cambios en el tráfico que comenzaron a aplicarse en septiembre de 2017. Aquellas medidas que en estos 6 meses han funcionado como estaba previsto entrarán a formar parte del nuevo diseño urbano que tendrá el centro de Pamplona con el objetivo de mejorar la movilidad sostenible tras años de retraso.

Después del verano comenzarán las obras que en esta fase se centrarán casi en su totalidad en el espacio comprendido entre el Parlamento, Navas de Tolosa y Bosquecillo y San Lorenzo. Está previsto que los trabajos duren entre cinco o seis meses y la inversión será de 1,2 millones de euros.

El aspecto que presentará esta zona a final de año será muy diferente al actual, con los peatones y ciclistas pasando a ocupar un espacio reservado hasta hace poco tiempo al vehículo privado.

La actual pavimentación acabada en hormigón que ocupa el espacio ganado a la calzada será cubierta con loseta de piedra y se creará una línea de árboles frente al edificio del Parlamento foral que continuará hasta la rotonda de Navas de Tolosa junto al Hotel Tres Reyes.

Para remarcar la calzada como espacio de coexistencia frente a las vías con prioridad para vehículos, el suelo será de un material distinto al resto e incluirá un asfalto impreso tipo adoquín para diferenciar este tramo -reservado a transporte urbano- de un tramo normal de calle de circulación. Se mantendrá a diferente altura respecto a la acera para atender las necesidades que marca el transporte urbano. Los trabajos también afectarán a la zona de San Gregorio y San Lorenzo para adecuarla a la normativa sobre accesibilidad con actuaciones en escaleras y rampas.

En la calle del Bosquecillo se transformará la calzada en un espacio de estancia dividido en tres zonas cuya conexión se articulará a través de mobiliario urbano, jardineras y bancos. Se creará un carril bici que conectará con el que sube desde Trinitarios por la avenida de Gipuzkoa hasta el centro y también servirá de conexión entre el Casco Viejo (desde la calle Mayor) y el nuevo eje sostenible de Pío XII.

La sección de la calle mantendrá los dos niveles actuales, pero en el suelo se pretende hacer un pintado del asfalto tipo mural que incida en el carácter lúdico que se le quiere dar al nuevo espacio. El objetivo es crear una zona de libre tránsito para peatones y medios sostenibles que una la Taconera y la Ciudadela a través del Bosquecillo.

chnchilla y padre moretEn la calle General Chinchilla la intervención será similar a la del Bosquecillo, aunque de menor impacto. Se centrará en reordenar la señalización y el mobiliario urbano para que queden más claros tanto los diferentes tránsitos de peatón y bicicleta como los usos permitidos, entre los que se encuentra la carga y descarga.

Las actuaciones en las calles Padre Moret, Sandoval, Navas de Tolosa (el tramo comprendido entre la glorieta de hotel Tres Reyes y la avenida de Pío XII), y Yanguas y Miranda constituyen el tercer ámbito de actuación de esta segunda fase del proyecto. Los trabajos tendrán también carácter táctico aunque de rango menor y se centrarán, principalmente, en adecuar aquellas partes que desde el punto de vista técnico se consideran mejorables.

En la calle Padre Moret, los esfuerzos se concentrarán en la señalización horizontal para conseguir una separación correcta de los diferentes espacios en función de los usos a los que se destinan. Se mejorará la caracterización de las prolongaciones del espacio peatonal y el espacio de calzada se destacará como ciclocalle en la que coexistirán tanto transporte urbano como bicicleta.

En la confluencia de las calles Padre Moret, Navas de Tolosa y Yanguas y Miranda, se pintarán mallados amarillos para evitar que vehículos privados bloqueen el tránsito de autobuses. En el mismo sentido, se implementarán las acciones solicitadas por la Mancomunidad de la Comarca de Pamplona para garantizar la mayor rapidez de las nuevas rutas. En Navas de Tolosa, entre la rotonda del hotel Tres Reyes y la confluencia con la avenida del Ejército, se adecuarán las infraestructuras necesarias en la vía para dar continuidad al carril bici que vendrá desde Pío XII hasta el centro.

Por último, en las calles Sandoval y Julián Arteaga se plantea también una revisión de la señalítica horizontal en el suelo para reforzar tránsitos de vehículos vecinales y del acceso a las plazas rojas de rotación en horario comercial ubicadas en Sandoval.