De aquellas aguas, estos lodos

¿Por qué no se preguntó a los regantes? El inicio de las obras en enero de 2015 empezó con 3.000 hectáreas menos de las proyectadas por el rechazo de Lerín, Cárcar y Peralta. Desarrollo Rural aprobará en tres meses incorporar 3.000 de zonas complementarias

Un reportaje de Sagrario Zabaleta Echarte. | Fotografía María San Gil/Oskar Montero/Unai Beroiz/Patxi Cascante/Archivo - Domingo, 18 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Colocación de la primera piedra en Falces.

Colocación de la primera piedra en Falces.

Galería Noticia

Colocación de la primera piedra en Falces.

31 de julio de 2012

Aprobación de la obra de ampliación. El Estado y el Gobierno de UPN aprobaron la ampliación de la primera fase del Canal en la octava reunión de la comisión de seguimiento de esta infraestructura. Además, visitaron las obras de la primera fase. En la foto, Juan Urbano, director general del Agua del Ministerio de Agricultura, flanqueado por los consejeros Luis Zarraluqui y Javier Esparza.

el proyecto inicial del Canal de Navarra contemplaba dos fases: la primera comenzaba en el embalse de Itoiz hasta la balsa de Artajona;y la segunda desde allí hasta la Laguna del Lor en Ablitas. En total, 177 kilómetros y 53.125 hectáreas. Sin embargo, en 2012 Canasa, empresa gestora del Canal y participada en un 60% por el Estado y en un 40% por Navarra, anunció la ampliación de la primera fase, con 15.275 hectáreas en los ramales de Arga y Ega, además de eliminar hectáreas de la segunda fase por su alto coste.

Ese mismo año el actual presidente de UPN, Javier Esparza, accedió a la consejería de Desarrollo Rural, cargo que ostentó hasta 2015. Durante su gestión se licitó el proyecto de la ampliación de la primera fase. El 25 de septiembre de 2013, el Gobierno de Yolanda Barcina autorizó la licitación del contrato y el lunes 10 de febrero de 2014, la Mesa de Contratación fijó la apertura de los sobres con las ofertas económicas de OHL-Aguas de Barcelona y de Acciona-Iridium.

Sin embargo, ese mismo día, el consejero Esparza convocó con celeridad y de manera urgente a los medios de comunicación para anunciar que había pedido a la Mesa de Contratación la paralización del proceso de elección. Esta solicitud iba acompañada de la realización de nuevos informes complementarios de los colegios profesionales de economistas, agrónomos e ingenieros de caminos para que la adjudicación fuera lo más transparente posible, de acuerdo a un nuevo decreto sobre contratos públicos superiores a 12,5 millones que el Ejecutivo estaba ultimando, especificó Esparza. Este movimiento se realizó solo hora y media antes de la apertura de los sobres, con los responsables de las empresas participantes en el concurso desplazados hasta la sede de Intia, en Villava. Sorprendidos se marcharon como llegaron, ya que la Mesa de Contratación escuchó dicha petición y aplazó la apertura de ofertas al 26 de marzo. En esa jornada, sin sobresaltos de última hora como ocurrió en febrero, el grupo OHL y Aguas de Barcelona se adjudicó la licitación con una rebaja del 39,8% del precio de ejecución (73,7 millones por los 121,8 millones iniciales de coste de las obras). Esta semana Desarrollo Rural calificaba esta disminución de “rebaja temeraria”. De esta forma cuando se presenta una oferta con más de un 30% de rebaja, “normalmente se solicita justificación de esa bajada a la empresa ofertante, un trámite que en este caso no se llevó a cabo”, cuentan fuentes consultadas por este periódico. Como ejemplo, esta semana Canasa rechazó a Idom para confeccionar la redacción del proyecto de la segunda fase por considerar su oferta como temeraria. Finalmente, el trabajo se ha otorgado a la UTE Ingiopsa Ingeniería, SL-Eptisa por 1,1 millones.

empiezan los problemasEn 2014 la adjudicataria del concurso se constituyó como Aguas de Navarra, con el 65% de OHL y el 35% de Agbar, que firmó el contrato con Intia el 21 de mayo de 2014, con un retraso de tres meses. La zona regable abarcó a 7.039 propietarios de parcelas repartidas en 15 localidades, el 55% de ellos disponían de menos de una hectárea;el 35%, entre una y menos de cinco hectáreas;y el 11% restante contaba con más de cinco hectáreas. El total de 15.275 hectáreas se distribuían entre Andosilla, Azagra, Berbinzana, Cárcar, Falces, Funes, Larraga, Lerín, Lodosa, Mendigorría, Miranda de Arga, Oteiza, Peralta, San Adrián y Sesma. Pero, en junio de aquel año, el Gobierno de Navarra era consciente de que no contaba con la conformidad de las comunidades de regantes del regadío tradicional de Lerín, Cárcar y Peralta, que aglutinaban a unas 3.000 hectáreas. En otoño, Peralta rechazó el proyecto;en Cárcar surgió una plataforma en contra;y en noviembre hubo una reducción de 825 hectáreas en Lerín. Así, seis meses después de la firma, se produjo una reducción de la zona regable, con un 20% menos de superficie. Ya entonces, el departamento de Esparza conocía la necesidad de modificar el proyecto y como consecuencia el contrato de concesión, con el consiguiente retraso sobre las fechas previstas.

propietario y cauceEn junio de 2014, en el sector de Arga 1, un propietario llevó a juicio al Gobierno de UPN porque no estaba de acuerdo que la tubería del Canal pasara por sus terrenos que no entraban dentro de la zona regable. Ante ese litigio, se modificó el trayecto de la tubería que incrementó su longitud en 1.200 metros para transportar el agua en el ramal, con un aumento de coste de un millón de euros. Este cambio obligó a realizar dos cruces en el río Arga en Berbinzana y Miranda de Arga, pasando la tubería por debajo del cauce a una profundidad de 30 metros, por indicación de Medio Ambiente en marzo de 2015, con un coste añadido de 2,5 millones. Un cambio que provocaba nuevos retrasos.

arga iV: peraltaEn otoño de 2015 con Isabel Elizalde al frente de Desarrollo Rural y tras reuniones mantenidas con los regantes, Peralta aceptó entrar en la ampliación siempre y cuando se incluyera la red de acequias para mantener parte del regadío a presión, con un coste añadido de 1,426 millones. El Gobierno propuso a la concesionaria un procedimiento acelerado para la construcción de la tubería en el ramal del Arga en Peralta en cinco meses en vez de 17. Este plan supone otro incremento, en esta ocasión, de 1,798 millones. Así, la modificación de esta parte del ramal del Arga cuesta 3,6 millones más.

En este punto, cuando el departamento se puso a tramitar la modificación del contrato concesional de Arga IV, los servicios jurídicos se dieron cuenta de que ninguna de las modificaciones anteriores del proyecto de la ampliación de la primera fase del Canal se habían validado por la Administración foral en la etapa de UPN, referentes al ramal del Arga, del Ega, de las zonas regables y de seguridad, con un coste de nueve millones. Estas modificaciones sumadas a las de Arga IV han supuesto un incremento sobre el coste inicial de 12,6 millones, un 17,19% más sobre el precio de ejecución del contrato.

funes, propuesta transitoriaAl no estar construido el ramal en Peralta por los motivos anteriormente expuestos -la previsión inicial fijaba abril de este año como fecha de conclusión de las obras-, los regantes de Funes del área Arga 5 no van a disponer de agua del Canal. Aunque ellos conocían desde un principio que entre abril de 2017 y de 2018 no iban a contar con agua de esta infraestructura, porque el calendario de ejecución ya había establecido que primero se terminaban las obras de Arga 5 y doce meses más tarde las de Peralta. Como este calendario no se va a poder cumplir, Desarrollo Rural ha planteado a Aguas de Navarra una solución transitoria para que los regantes de esta localidad puedan producir este año aunque no sea con agua del Canal. El departamento ha propuesto una instalación de bombeo provisional desde la red de acequias actual, usando la red construida mediante un convenio con la concesionaria, al mismo tiempo que se construye la tubería en Peralta.

el ramal del egaPor su parte, el ramal del Ega debe construirse en su totalidad excepto Ega 1, que abarca 119 hectáreas. El Gobierno de Navarra tuvo que afrontar la modificación del trazado y características del ramal del Ega, sobre todo, en los términos de Lerín y Cárcar, respecto al trazado aprobado por el PROSIS, para evitar el paso por los regadíos tradicionales que no se incorporan a la ampliación. Esta modificación fue aprobada definitivamente el 19 de julio de 2017.

Ante la negativa del regadío tradicional de Lerín y de Cárcar al Canal, actualmente se está estudiando la incorporación de unas 3.000 hectáreas procedentes de Allo (190), Andosilla (223), del propio Cárcar (39) y Lerín (565), Lodosa (96), Mendavia (487) y Sesma (250), cuya aprobación definitiva se producirá en dos o tres meses. Falces (163), Funes (591) y Peralta (404), del ramal del Arga, también se incluyen. Ahora, esto conlleva a plantearse cómo se van a añadir las hectáreas de la zona complementaria al contrato con la concesionaria: si a través de un contrato complementario o mediante una modificación del contrato inicial. El proyecto de ampliación de la primera fase del Canal de Navarra puede que concluya a finales de 2020, con dos años de retraso sobre el calendario previsto, porque de aquellas aguas de 2014, estos lodos.

15 de marzo de 2014

Regantes de Lerín contra la ampliación. Presentación de la Plataforma en Defensa del Regadío Tradicional de Lerín, que exigía la paralización de los trámites para la ejecución de la ampliación de la primera fase del Canal. A pesar de las protestas, el proyecto continuó, y en noviembre de ese mismo año 825 hectáreas de esta localidad se desligaron del Canal.

26 de marzo de 2014

La Mesa de Contratación realiza la apertura de sobres. Seis semanas después de que el consejero Javier Esparza paralizara de manera sorpresiva la apertura de las ofertas económicas para la adjudicación de la obra y de la concesión, la Mesa de Contratación celebró dicho acto. En ella el tándem de OHL-Agbar (Aguas de Barcelona) se impuso a Acciona-Iridium. En la imagen, los asistentes en la sede de Intia.

26 de enero de 2015

Colocación de la primera piedra en Falces. El acto oficial del inicio de las obras de ampliación de la primera fase del Canal se celebró en enero en Falces. Esta infraestructura arrancaba ya con un 20% menos de las hectáreas que contemplaba el proyecto inicial: unas 3.000 de las 15.275. Una oposición a la infraestructura que ya obligaba a realizar modificaciones acompañadas de sus respectivos retrasos.

6 de mayo de 2016

Visita de la consejera Elizalde y el vicepresidente Ayerdi a las obras de ampliación. El vicepresidente de Desarrollo Económico, Manu Ayerdi, y la consejera de Desarrollo Rural, Isabel Elizalde, se desplazaron a las obras de ampliación de la primera fase, junto a la presidenta del consejo de administración de Canasa, Liana Sandra Ardiles López. La visita se produjo con motivo de la celebración en las instalaciones de Artajona de la junta general de socios y del consejo de administración de Canasa -participada en un 60% por el Ministerio de Agricultura y en un 40% por el Gobierno foral-. Navarra pagará más de 400 millones de euros durante 30 años a la concesionaria Aguas de Navarra por el sistema de financiación de peaje en sombra.

9 de febrero de 2017

La posible incorporación de 3.008 hectáreas a la ampliación. La empresa pública Intia y el Gobierno de Navarra impulsaron reuniones en localidades próximas a la ampliación de la primera fase del Canal para explicarles el Proyecto de Áreas Regables Complementarias. La imagen es uno de los encuentros celebrados en Lodosa, que ha incorporado 96 hectáreas a la ampliación. Intia y Desarrollo Rural mantuvieron 22 reuniones con entidades implicadas, de las que doce fueron con ayuntamientos y también regantes. Además, se abordó un proceso participativo entre marzo y abril a tres niveles: una reunión general con ayuntamientos, 14 entrevistas con agentes del sector agrario y doce foros ciudadanos en cada localidad afectada.

Últimas Noticias Multimedia